Las personas que ignoran que tienen VIH causan el 80% de las infecciones

A falta de una cura y de una vacuna, la mejor manera de evitar que el VIH se propague es atajarlo de raíz: que las personas que están infectadas lo sepan, y tomen las medidas de protección propias (para evitar infecciones oportunistas) y ajenas (para no transmitir el patógeno).

Ésta es la principal conclusión de la reunión. Para ello hay que extender la llamada prueba del sida (en verdad, un análisis que detecta el VIH), sobre todo entre las personas que han tenido una práctica de riesgo. Se calcula que en España hay entre 130.000 y 150.000 personas con VIH, y que un 30% de ellas no lo sabe.

Expertos médicos, del Plan Nacional sobre Sida y de ONG discutieron ayer las posibilidades para convencer a todos los posibles implicados de que se hagan el test. Una de ellas es que las pruebas rápidas se vendan en farmacias. Con ello no sólo mejoraría su salud y su futuro (hoy día hay medicamentos que permiten mantener la infección controlada mucho tiempo, aunque no la curen), sino que se ayudaría a romper la cadena de nuevas transmisiones.

Mayores de 40 años

En las conclusiones de la jornada, Josep Maria Gatell, del hospital Clinic de Barcelona, destacó que hay dos grupos de población que son especialmente remisos a analizarse: son los mayores de 40 años y los heterosexuales. En cambio, como señaló Jordi Casabona, del Departamento de Salud de la Generalitat catalana, más del 80% de los homosexuales se ha hecho la prueba al menos una vez en su vida. También las mujeres que se dedican a la prostitución son más conscientes si han estado en una situación de riesgo, y se analizan.

El mensaje de "Hazte la prueba", sin embargo, va calando en la población. En 2007 se hicieron más de un millón de pruebas, mientras que en 2002 fueron 400.000, según la secretaria del Plan Nacional sobre el Sida, Teresa Robledo.

Fuente:
El País.com

Categoria: