"Venezzia" es la película más cara del cine venezolano

En 20 años de carrera, Ruddy Rodríguez ha transcurrido buena parte de su exitosa actividad artística fuera de nuestro país. A sus logros profesionales en televisión, cine y teatro, suma un olfato muy desarrollado para los negocios.

Su marca de cosméticos ya está afianzada desde hace varios años y ahora se dispone a debutar como productora, esta vez en el ámbito del séptimo arte, con "Venezzia", un filme cuyo estreno definitivo en Venezuela será el 25 de septiembre (se harán también premieres en México y Colombia), que marca el debut como realizador de su manager, Haik Gazarian, y que ella misma protagonizará junto al astro mexicano Alfonso Herrera, ex integrante del grupo RBD, secundados por un elenco de actores de varios países.

Ya se habla de que es la película más cara del cine venezolano (su presupuesto habría rebasado el millón de dólares), además de narrar una historia poco conocida: la del suministro petrolero venezolano durante los años de la Segunda Guerra Mundial, enmarcada en una historia de amor.

Gazarian, quien se formó como director en Nueva York y Los Ángeles, es el autor de la idea, concretada en un guión que escribieron Jörg Hiller, escritor, entre otros muchos, del filme más taquillero de Colombia, Soñar no cuesta nada; Valentina Rendón, a ctriz y escritora, también del vecino país, y los venezolanos Alberto Arvelo, nuestro muy reconocido director, y el actor Edgard Ramírez, quien también participa junto a Ruddy en la producción.

Venezzia transcurre en 1942 y fue filmada, entre otros escenarios naturales, en Caruao y Maracaibo. La trama narra cómo, después del ataque Pearl Harbor por Japón, Estados Unidos entra en la Segunda Guerra Mundial y, como parte del programa de cooperación de inteligencia militar con países aliados, envía técnicos especializados a lugares tan aparentemente apartados de la guerra como Venezuela. Esto, con el fin de alertar sobre la potencial presencia de submarinos alemanes en la zona.

El técnico de comunicaciones neoyorquino Frank Moore (Alfonso Herrera), de madre latina y quien habla español, es asignado a un puesto militar en el remoto pueblo de Puerto Miranda, a orillas del Caribe.

Es un hombre de pocas palabras y con un pasado del que prefiere no hablar. Llega a Venezuela convencido de que pierde su tiempo en un paraje tan alejado del núcleo del conflicto bélico. Pero no sabe que en ese aparentemente apacible lugar, se elabora un plan de espionaje de los nazis para golpear uno de los principales motores de la guerra: el abastecimiento de petróleo para los aliados. Y mucho menos se imagina que su vida cambiará al conocer a Venezzia (Ruddy Rodríguez), esposa de su comandante, el mayor Enrique Salvatierra (Rafael Romero).

Venezzia, hermosa y misteriosa, sufre de una extraña enfermedad en los ojos, que le impide ver de lejos. Vive desde hace años encerrada en su casa, en una loma frente al mar. Su matrimonio es una pesadilla, pero no encuentra la determinación para dejarlo, pues teme quedarse sola y abandonada. Es aquí cuando Frank y Venezzia se conocen y surge entre ellos una atracción, que intentan dominar, pero que al final es más fuerte que su voluntad.

La historia y el tema de la película son evidentemente atractivos y sus protagonistas y productores esperan captar con ella la atención del público. El próximo 25 de septiembre se despejará la incógnita.

AQUILINO JOSÉ MATA
Informe21.com