¿El secreto del matrimonio? Consentirse, apoyarse y ¡tener una vida sexual plena como la nuestra!