Historiador Agustín Blanco Muñoz asegura en un libro que Chávez lloró y pidió ir a Cuba en 2002