El problema del desempleo y sus consecuencias

Ronald Rodriguez's picture

La dinámica laboral es muy compleja, sobre todo en nuestro país, donde existen muchas condiciones exigidas por parte de los entes reguladores hacia las empresas, que lejos de beneficiar al trabajador, realmente complica la existencia de empresas y por ende, al no existir no hay empleados. Es interesante observar el raking del Doing Business del Banco Mundial 2011, donde participan 183 países, siendo Singapur el mejor país para crear empresas, sólo necesitan tres requisitos y tardan tres días, a diferencia de Venezuela que ocupa la posición 177, sólo por debajo países africanos que sufren de hambrunas y guerras civiles.

Una persona es desempleada, si es económicamente activa y está buscando empleo, pero no lo consigue. También es natural que aparezca un desempleo friccional, el cual representa aquella persona económicamente activa en la transición de un empleo a otro. Según el pensamiento Keynesiano, la maximización de la riquezas del país se sustenta en el pleno empleo, estadio en el cual el desempleo es cero, porque se iguala la demanda y la oferta en un mercado perfecto.

La evolución del desempleo en el país ha estado estrechamente ligada a tres factores: los ciclos de bonanza petrolera, las crisis políticas y las elecciones, el primero no necesita mucha explicación, Venezuela ha vivido y parece que por mucho tiempo más de los petrodólares. El segundo factor ha sido por las crisis políticas, provocadas a consecuencia de los golpes de estado ocurridos durante el siglo XX. El último factor está representado por el incremento desmesurado de la nómina pública, que ocurre en tiempos de elecciones en pro de la búsqueda de los necesitados votos, que luego engrosan la burocracia del país, la cual no ayuda en nada a las finanzas públicas.

Según el reporte de Oficina de Asesoría Económica y Financiera (OAEF) de la Asamblea Nacional, el desempleo alcanzó 5,2% de la población económicamente activa en 1993 (393.687 personas), ya para 2002, el 15,8% llegando a 1.834.334 personas, lo que significa un incremento de más de cinco veces la cifra de 1993. Actualmente se tiene un 12,1 %, sin embargo en esta cifra no se incluyen las personas que gozan de los beneficios de las misiones, quienes no tienen una entrada constante de dinero y por tanto son desempleados porque no producen ningún bien o servicio, así como tampoco sus ingresos están garantizados mes a mes.

En otro orden de ideas, lo más grave de esta situación, son las consecuencias del desempleo, las cuales afectan a la población de diversas maneras, por ejemplo en estos tiempos de crisis, las empresas difícilmente contratan a personal joven recién graduado, por evitar invertir en los períodos de formación y optan por personal con experiencia. Sin embargo este personal con experiencia por la misma crisis, está dispuesto a trabajar en condiciones salariales inferiores a las que realmente merecen.

Cuando aumenta el desempleo cae el consumo y por tanto el PIB, para el propio estado es un problema grave, porque disminuye la recolección de impuestos directos e indirectos, lo cual dificulta el financiamiento de las obras públicas e instituciones del país. Además existe una correlación positiva entre el desempleo y la delincuencia, por tanto conforme aumenta 1% el desempleo, el índice de delincuencia aumenta en 0,5% según fuentes de la Agencia Mundial de Seguridad.

Si usted está desempleado, no se desanime, invierta parte de su tiempo en mejorar su preparación académica, para ser mejor postulante a un nuevo empleo o alguno mejor del que tenía, reactive sus contactos personales como viejos compañeros de estudio y actualice su curriculum vitae. O puede optar por otra vía, con más riesgo pero mejores beneficios al mediano o largo plazo, emprenda la idea que siempre ha soñado, si no puede solo, busque socios, si aún así no puede busque un joint venture, donde levante capital de riesgo para financiar su idea, existe actualmente muchas rondas de inversionistas que bien pudieran ayudarle, pero jamás se rinda o pierda las esperanzas, usted y su experiencia valen mucho.

Twitter: @RonaldRod0976
email: Ronald_rodriguez0976@hotmail.com
Ronald Rodriguez