Lo que aprendí hoy en internet: Una placa de carro vendida por $14.300.000 ¡Na’guara!