Fue el propio Donald Trump quien decidió eliminar a Marelisa Gibson