Advierten que feticidio femenino aumentará en todo el mundo

El profesor Kerry Bowman, bioeticista del Centro de Bioética de la Universidad de Toronto, declaró hoy a Efe que el “grave” problema denunciado el lunes por la revista de la Asociación Médica de Canadá aumentará muy pronto.

La revista afirmó en un editorial que Canadá debería prohibir revelar a los padres el sexo del feto hasta pasadas las 30 semanas de gestación para poner coto a las elevadas tasas de feticidio femenino entre algunas comunidades de inmigrantes asiáticos.

Según los datos de la revista, mientras que la tasa natural de nacimientos entre varones y hembras es de 1,05 (por cada 100 niñas nacen 105 niños), la tasa de nacimientos de varones entre asiáticos que ya tienen dos hijas aumenta a 1,39.

Entre los inmigrantes indios, la cifra se dispara a 1,90, es decir, casi dos niños por cada niña nacida.

“Mi mayor preocupación con este problema es que va a ser mucho más grave en el futuro. Y la razón es que dentro de muy poco habrá pruebas de sangre y orina que determinarán el sexo de un bebé no nacido”, declaró Bowman.

“Cuando uno puede ir a la farmacia de la esquina y recibir un pequeño kit, como el del embarazo, que va a decir si el bebé es un niño o una niña, creo que globalmente las tasas serán mucho más elevadas”, continuó Bowman.

“Por eso es tan importante en todas las sociedades que tengamos estas conversaciones sobre por qué las personas quieren niños en vez de niñas. Es muy importante”, añadió.

Hoy la Sociedad de Obstetricia y Ginecólogos de Canadá se opuso a las recomendaciones de la revista de la Asociación Médica de Canadá de retener la información sobre el sexo del feto y lo calificó una violación de los derechos de las mujeres.

La revista médica señaló en su editorial que “el sexo (del feto) es información médicamente irrelevante y (excepto en relación a inusuales enfermedades relacionadas con el sexo) no afecta al cuidado. Es más, tal información podría, en algunos casos, facilitar el feticidio femenino”.

Bowman, que calificó la selección de sexo o aborto selectivo como una forma de “violencia contra las mujeres”, dijo que el problema no se limita a Canadá.

“En primer lugar, en Canadá, la selección de sexos es ilegal. Si una mujer dice que no quiere continuar el embarazo porque el feto es el de una niña, es ilegal y los doctores canadienses no la apoyarán. Sin embargo, en este país, una mujer tiene el derecho a elegir. Si una mujer dice que no quiere continuar el embarazo, lo puede hacer”.

“En Canadá se considera que la mujer tiene el derecho a abortar. No preguntamos por qué. Pero tenemos que tener más conversaciones sobre por qué las personas están abortando y en general tenemos que mantener conversaciones sociales sobre el hecho de que fetos femeninos son a menudo el objetivo de abortos”, añadió Bowman.

“El centro del problema es el sexismo y la terminación de niñas. Hay que pensar lo serio que es. Esto es una forma de violencia contra las mujeres y tenemos que tener estas conversaciones como sociedad. No es sólo el problema de Canadá. Está pasando en todo el mundo”, concluyó.EFE

MA

Tags: 
Categoria: