Más de 88.000 presos en EEUU denunciaron abuso sexual entre 2008 y 2009, según un informe

Entre los que denunciaron abuso sexual por parte de otro reo, el 13 por ciento de los enviados a prisión y el 19 por ciento en los centros de detención dijeron que la violación ocurrió en las primeras 24 horas de su ingreso.

En comparación, el cuatro por ciento de las mujeres en ambos tipos de instituciones dijo que la violación ocurrió en ese mismo lapso. En general, las autoridades registraron una baja incidencia del uso o amenaza del uso de agresión física contra los prisioneros para cometer actos sexuales.

Las mujeres, que conformaron el 4,7 por ciento de los casos denunciados en las prisiones, tuvieron más del doble de posibilidades que los hombres (1,9 por ciento) de ser víctima de abuso sexual por parte de otro prisionero.

En los centros de detención, el 3,1 por ciento de las mujeres y el 1,3 por ciento de los hombres, reportaron casos similares. El contacto sexual con miembros del personal fue más prevaleciente entre los prisioneros. Cerca del 2,9 por ciento de los hombres en prisión y el 2,1 por ciento de los enviados a centros de detención denunció al menos un incidente sexual con el personal, indicó el documento.

Para la Unión de Libertades Civiles de EE.UU. (ACLU), el informe subraya la "urgente necesidad" de erradicar el abuso sexual en las cárceles, tal como recomendó una comisión bipartidista el año pasado.

El informe "es otra prueba de que las violaciones y otras formas de abuso sexual continúan siendo un gran problema en las cárceles de nuestra nación y que se tiene que hacer mucho más para combatir este flagelo", dijo en un comunicado Margaret Winter, directora asociada de ACLU sobre asuntos de prisiones.

Winter criticó que el fiscal general de EE.UU., Eric Holder, no haya aún implementado las normas recomendadas por la comisión bipartidista, pese a las presiones de grupos de "todo el espectro político". La puesta en marcha de esas normas "sería un paso monumental para ayudar a los oficiales a eliminar el abuso sexual en sus instalaciones, y debería hacerse de inmediato", puntualizó Winter.

El análisis, elaborado por la Oficina de Estadísticas de Justicia (BJS, en inglés) del Departamento de Justicia, tiene datos similares a los de 2007 y fue divulgado como parte de una ley federal promulgada en 2003 para erradicar el problema de las violaciones en las cárceles.

El informe refleja las estadísticas recabadas por BJS entre octubre de 2008 y diciembre de 2009 en 167 prisiones estatales y federales, 286 cárceles y diez instalaciones para "confinamiento especial". La Cámara de Representantes de EEUU aún no ha sometido a votación un proyecto de ley para fortalecer los derechos y protecciones de los presos en las cortes federales. EFE

Categoria: