Tecnología canadiense puede aumentar la producción de petróleo de Venezuela y México