Actividad física durante la niñez disminuye el riesgo de fracturas en la vejez

Rosengreen y sus colegas realizaron una intervención durante seis años en niños de entre 7 y 9 años en Malmo, Suecia. En esta 362 niñas y 446 niños recibieron una clase de educación física diaria, de 40 minutos, en la escuela. Por su parte el grupo de control de 780 niñas y 807 niños recibió sólo 60 minutos de actividad física a la semana.

Los investigadores registraron todos los incidentes como fracturas e hicieron un seguimiento al desarrollo óseo anualmente. Durante el tiempo del estudio hubo 72 fracturas en el grupo intervenido y 143 en el grupo de control. Además el incremento en la densidad mineral ósea de la columna fue mayor en los niños y niñas del grupo intervenido.

Al mismo tiempo los investigadores realizaron un estudio retrospectivo de corte transversal de 709 ex atletas masculinos con una edad media de 69 años y 1.368 individuos de control, con una edad promedio de 70 años para determinar cuántas fracturas había sufrido y cuál eran las tasas de pérdida de densidad de hueso. Los ex atletas tenían una pérdida de densidad ósea mínima, de +1.0 a +0.7, en comparación del grupo de control.

"Un incremento de la actividad física en los niños y jóvenes podría ayudar a aumentar la masa ósea y mejorar el tamaño del esqueleto en las niñas sin aumentar el riesgo de fracturas. Nuestro estudio destaca que ahora hay otra razón más para que los niños hagan ejercicio regularmente, tanto para mejorar su salud de ahora como la del futuro", afirmó Rosengren.

Fuente: http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2013/03/659-515315-9-la-acti...

Categoria: