"El naufragio del Titanic no se parece en nada al del Costa Concordia"

Ferreiro ha hechos estas declaraciones con motivo de la inauguración el viernes en Mérida de la exposición «Titanic, The exhibition», con la que arrancan las actividades del centenario del hundimiento del todavía considerado como el barco más lujoso del mundo.

A su juicio, con el naufragio del Titanic, en la noche del 14 de abril de 1912, dio comienzo una «leyenda insumergible» que se caracteriza por comportamientos heroicos y ejemplares que para nada tienen que ver con lo ocurrido el pasado 13 de enero frente a la isla italiana del Giglio.

Para Ferreiro, «salvo por ser barcos», el Titanic y el Costa Concordia, no se parecen en nada, ni siquiera en su construcción, mientras que resulta abismal el comportamiento que en cada uno de los naufragios tuvieron la tripulación y los pasajeros, «por no hablar ya del comportamiento del capitán».

En ese sentido, ha recordado que muchos de los pasajeros entrevistados tras el accidente del Costa Concordia reconocieron que no habían hecho los ejercicios de abandono de buque, aunque es absolutamente obligatorio. Jesús Ferreiro ha indicado también que otros cruceristas relataron que este tipo de ejercicios se hacían de forma voluntaria, lo que era aprovechado por la tripulación para sacarles fotos con los chalecos salvavidas y posteriormente venderlas.

El Titanic, sin embargo, según ha recordado, sólo navegó durante cuatro días y en este periodo de tiempo se hicieron dos ejercicios de abandono de buque, uno en la trayectoria de Southampton a Cherbour, y otro al salir de Queenstown. Por otra parte, Ferreiro ha destacado que de cada uno de los documentos u objetos expuestos en la muestra «Titanic The Exhibition» se podría hacer una película.

Ha señalado que la historia más conocida y que «más gusta» es la de los músicos del Titanic, ninguno de los cuales sobrevivió y que continuaron tocando durante el hundimiento para quitarle dramatismo a la situación. Jesús Ferreiro ha hecho hincapié también en la romántica historia de un anillo que se muestra y que fue encontrado en la mano de un hombre que murió en uno de los botes salvavidas, después de quedarse con él tras intentar sin éxito salvar a su mujer.

Sin embargo, para él la historia más heroica es la del primer oficial del buque, William Murdoch, que es el «verdadero héroe» del Titanic y que «nada tiene que ver» con la del capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino.EFE

Categoria: