Jueza envía a prisión preventiva a presunto cerebro del asesinato de Facundo Cabral

La jueza Carolina González, titular del Juzgado Quinto de Primera Instancia Penal, consideró que existen suficientes "elementos de convicción" para creer que Jiménez tuvo responsabilidad en la muerte del artista, tras escuchar los argumentos del Ministerio Público en una audiencia a puerta cerrada.

En la diligencia judicial, Jiménez, alías "El Palidejo", quien estuvo acompañado por el abogado guatemalteco Byron Castañeda, se negó a declarar sobre los delitos de asesinato, asesinato en el grado de tentativa y asociaciones ilícitas de los que le acusa la Fiscalía guatemalteca.

Antes del inicio de la audiencia, en unas breves declaraciones a los periodistas Jiménez se declaró inocente y aunque aseguró que confiaba en las autoridades judiciales de este país centroamericano, dijo que temía por su vida y la de su familia.

"Por supuesto que soy inocente", manifestó "El Palidejo" ante las insistentes preguntas de los reporteros sobre su participación en el atentado en el que falleció Cabral, perpetrado el 9 de julio de 2011 y dirigido aparentemente al empresario nicaragüense Henry Fariña.

Por su parte, el abogado costarricense Francisco Campo, quien llegó el miércoles a Guatemala para dirigir la defensa de Jiménez, descalificó las evidencias presentadas por la Fiscalía en contra de su cliente, las cuales calificó de "ridículas".

"Lo sindican por organizar un asesinato por mensaje de texto. Eso es ridículo", dijo Campo a los periodistas antes del inicio de la audiencia.

El letrado manifestó que junto a los abogados en Guatemala preparan la estrategia de defensa de "El Palidejo", para lo cual primero deberán analizar el extenso expediente.

Según el fiscal de Delitos contra la Vida, Ricardo Guzmán, entre las evidencias contra "El Palidejo" hay unos mensajes de texto enviados por medio de un teléfono móvil, que supuestamente Jiménez intercambió con los miembros de una banda de sicarios en Guatemala que ejecutaron el atentado en el que murió Cabral.

Sin embargo, Campo, que no pudo participar en la audiencia por carecer de un permiso legal, sostuvo que Jiménez "no conoce a los cuatro detenidos en Guatemala".

"Él no conoce a ninguno de los detenidos y se le está acusando por un mensaje de texto en un teléfono donde él supuestamente ordenaba el asesinado de Fariña (Henry)", el empresario nicaragüense que resultó herido en el ataque cuando llevaba al cantautor argentino hacia el aeropuerto internacional La Aurora, expresó.

Campo aseguró que no existen evidencias sólidas en contra de Jiménez, ya que varias de las versiones que se han tejido alrededor del atentado del 9 de julio de 2011 "han sido rechazadas".

En este caso "hay mucha tela que cortar", dijo, y también rechazó que Jiménez tenga nexos con el narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán.

"Si eso hubiese sido cierto (el nexo con Guzmán), Colombia no lo hubiese expulsado a Guatemala", aclaró.

Por su lado, el abogado de Jiménez en Guatemala, Byron Castañeda, manifestó que su cliente "está tranquilo, se siente bien", y reiteró que "teme por su vida".

En ese sentido, Campo recalcó que Jiménez no se entregó a las autoridades en ningún país porque "precisamente peligraba su vida".

El atentado en el que murió el cantante argentino, que fue perpetrado por un grupo de sicarios guatemaltecos supuestamente contratados por "El Palidejo", según las investigaciones, iba dirigido contra el empresario nicaragüense, que resultó herido de gravedad por los disparos hechos contra el vehículo.

Por el asesinato de Cabral también están detenidos en Guatemala Elkin Enrique Vargas Hernández, Wilfred Allas Stokes, Juan Hernández Sánchez y Audelino García, contra quienes ya se ha ordenado iniciar juicio por ese hecho.

Cabral, que tenía 74 años, había sido designado mensajero mundial de la paz por las Naciones Unidas en 1996 y fue candidato en una ocasión al Nobel de la Paz.

Era popular en América Latina y España con canciones como "No soy de aquí ni soy de allá".EFE

Categoria: