Un puma, el extraño vecino de Cristina Fernández

Los vecinos de la quinta presidencial de Olivos no duermen tranquilos. Es que hace un tiempo un puma anda suelto y hasta ahora no pudo ser capturado. Mito urbano o realidad, los que aseguran verlo dicen que "el felino se pasea, no deja vivos ni a gatos ni a palomas, bebe de las piscinas, sube a los tejados, trepa a los árboles y atemoriza a todos".

Nadie sabe de dónde pudo haber escapado, ni tampoco hay certeza absoluta sobre su existencia, pero desde hace casi tres meses las autoridades de la provincia de Buenos Aires rastrean la posible presencia de un puma en el partido de Vicente López, a pocas cuadras de la residencia presidencial de Olivos, donde vive la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Todo comenzó en los primeros días de enero con la denuncia de una vecina que aseguró haber visto al animal en su casa. Funcionarios del gobierno provincial visitaron el hogar, donde inspeccionaron las presuntas huellas dejadas por el felino.

Si bien no confirmaron la presencia del animal, sí consideraron la amenaza suficientemente creíble como para organizar un comité de búsqueda.

Para ello, la Dirección de Flora y Fauna convocó a especialistas en zoonosis y a personal de Defensa Civil para intentar rastrear al felino.

El puma, que según medios locales se habría escapado de la casa de uno de los residentes de la zona, sería un ejemplar adulto de entre 80 y 100 kilos de peso. La Secretaría de Seguridad municipal colocó siete trampas para atraparlo y revisa con atención las cámaras de vigilancia del barrio para seguir los pasos del felino que se convirtió en el nuevo y misterioso vecino de Cristina.

Fuente: Rosario3

EA

Categoria: