Planta nuclear californiana es cerrada indefinidamente por fallos de seguridad

El presidente de la Comisión Reguladora Nuclear (NRC), Gregory Jaczko, indicó que las operaciones de la planta, que lleva tres décadas activa, no se reanudarán hasta que se conozcan las causas y las soluciones para los fallos de seguridad.

La planta está parada desde comienzos de año debido a una pequeña fuga de gas radiactivo en uno de los tubos que genera el vapor que mueve las turbinas, que pese a no suponer un riesgo para la salud pública se produjo por causas aún no aclaradas.

Jaczko aseguró que las operaciones no se reanudarán hasta conocer con seguridad lo sucedido y "hasta que haya un plan para solucionarlo".

El fallo ocurrió en uno de los miles de tubos que transportan el agua que está en contacto con las barras de combustible del núcleo para generar vapor y mover las turbinas que generan electricidad.

Estos tubos fueron reemplazados entre 2010 y 2011 por la gestora de la planta, Southern California Edison, en una inversión que costó 680 millones de dólares.

La planta de San Onofre se encuentra en una zona sísmica en la costa pacífica de California y ha sido objeto de protestas desde el accidente nuclear de Fukushima (Japón) que desencadenó el terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011.

La central tiene dos reactores activos -el tercero fue desconectado en 1992-. Los generadores que trasladan el agua de los reactores a las turbinas fueron construidos por la empresa nipona Mitsubishi Heavy Industries.

Jaczko recordó tras una visita a la planta el viernes que los componentes que fallaron en enero son un elemento vital de la planta y suponen una de las barreras críticas entre el material radiactivo y el exterior. EFE

Categoria: