Un raro diamante rosa, subastado por récord de 15,7 millones en Nueva York

"En el mundo de la joyería, esta colección es de cuento de hadas, ya que son diseños de casas francesas de principios del siglo XX, con icónicos diseños Art-decó, tallados y conservados excepcionalmente, y emblemáticos de la Edad Dorada de la historia estadounidense", dijo en un comunicado Rahul Kadakia, portavoz de Christie's, organizadora de la subasta.

La colección de joyas de la heredera americana Huguette Clark (1906-2011) constaba de diecisiete piezas diseñadas por firmas como Cartier, Tiffany y Dreicer, que alcanzaron un precio total de 20,8 millones de dólares.

Entre ellas destacó un diamante rosa de nueve quilates, por el que se pagó el precio récord de 15,7 millones de dólares, montado en un anillo de la Belle Époque por la joyería francesa Dreicer & Co. alrededor de 1910.

Muy pocas minas en el mundo producen diamantes rosas, ya que son el resultado de un raro proceso natural por el que se da una disminución del entramado del cristal en la piedra, mientras ésta todavía se está formando en la corteza terrestre.

Christie's ya vendió un diamante rosa de cinco quilates en 2009, que por entonces alcanzó el precio récord de 10,8 millones de dólares.

En la colección también brilla con luz propia un anillo de diamantes blancos, de 19 quilates, obra de Cartier, datado en 1920, y que alcanzó un precio de 3,1 millones de dólares.

Algunas de las obras Art-decó que figuran en la colección son una primorosa pulsera de diamantes de 1925, firmada por Cartier, que fue vendida por 578.500 dólares, u otra del mismo año y autoría, en diamantes y esmeraldas, por la que se pagaron 110.500 dólares.

Otra de las piezas más cotizadas, con un precio de 266.000 dólares, fue una pulsera de oro, rubíes, esmeraldas y zafiros de 1915, diseñada por Tiffany & Co. y un collar de perlas naturales y diamantes, que alcanzó los 362.500 dólares.

Entre los objetos más personales hay un portarretratos, vendido por 74.500 dólares, en ónix, turquesa y diamantes, de Cartier, que contiene un dibujo hecho a mano de una adolescente que podría ser Andrée Clark, la hermana mayor de Huguette, quien murió de meningitis en 1919.

Una de las curiosidades de la subasta fue un broche de diamantes, rubíes y zafiros de Cartier que representa la bandera estadounidense, por el que se pagaron 80.500 dólares.

Huguette Clark fue hija de un magnate estadounidense, cuya fortuna, obtenida en negocios tan diversos como los ferrocarriles, la banca o la minería, rivalizó con la de los Rockefeller.

La heredera, residente toda su vida en Nueva York, murió en 2011, a los 104 años, sin descendientes directos y con un patrimonio estimado en varios cientos de millones de dólares.EFE

Categoria: