Los peores hábitos que puede tener un pasajero de avión

Cortarse las uñas es un clásico gesto de mal gusto entre pasajeros. No en el baño, sino en su asiento, dejando a las limpiadoras la desagradable tarea de recoger los restos. Una señora incluso se hizo la pedicura completa. Otra costumbre extendida en los vuelos nocturnos es quitarse los zapatos para dormir, incluso los calcetines. Cuando lo hacen demasiados pasajeros a la vez, el ambiente suele ser insoportable. En cierta ocasión, un pasajero de primera -presuntamente más finos- puso a secar sus calcetines sucios encima de la calefacción. El olor resultante provocó las protestas de la totalidad de los viajeros que le rodeaban. Por suerte, no hubo bajas.

La azafata Keagle ha llegado a encontrar ropa interior de mujer manchada de sangre en el compartimento donde se dejan las revistas. "Ese día comprendí por qué nos dan guantes", recuerda. También ha recogido pañales para adultos en diversos puntos del avión, casi siempre usados. Keagle también comenta el peligro de adentrase en los baños. Muchos pasajeros siguen teniendo la fantasía de practicar sexo en el avión. "Quien no lo consigue, pues se le ocurre aliviarse solo. Otro pasajero (de primera clase) me ha pedido cambio de sábanas media hora después de estrenarlas", recuerda.

Después de un vuelo de más de tres horas, los baños del avión suelen aparecer tan sucios, desordenados y malolientes como los del peor garito rockero de la ciudad. Esperemos que hacer públicos estos detalles anime a la gente a comportarse con más consideración hacia el personal y compañeros de vuelo.

Fuente: http://es-us.noticias.yahoo.com/blogs/blog-de-noticias/los-peores-h%C3%A...

DJ

Categoria: