14 horas con la mandíbula desencajada por comer un sandwich extra grande

Ettmueller es fan de una de las especialidades de la cadena estadounidense: El sandwich llamado ‘wicked’ que se monta con tres tipos de carne y de queso como una torre de varias plantas.

El corredor de seguros de 38 años no tenía el día para grandes mordiscos y cuando fue a pegarle el primero a su apetecible bocadillo notó que la mandíbula se le bloqueaba. Así permaneció el pobre hombre durante 14 horas en los que solo pudo consumir líquido.

Además de su dolor y la humillación de quedarse con la boca abierta en un gesto ridículo, el hombre ha contado que sus hijos al ver lo que le ocurría se partieron de la risa porque pensaban que era una broma del padre.

Fuente: Minutodigital

EA

Categoria: