6 formas de ahorrar cuando estudias en el extranjero

Si estás pensando en marcharte fuera a estudiar, este artículo es para ti. El principal hándicap para los estudiantes es el dinero, pero existen muchas formas de ahorrar que muchas veces no se tienen en cuenta simplemente por descuido o por falta de consejo de alguien que ya salió fuera a estudiar en su día. Pero tranquilo, ya estamos aquí nosotros para que no se te escapen, al menos, unas cuantas.

Buscar una buena beca

Aunque la mayoría sueñan con becas como la Fulbright, lo cierto es que hay muchas asociaciones y organismos que ofrecen becas, de mayor o menor cuantía, para estudiar en el extranjero o para cubrir gastos una vez estás en el país de destino. No debes quedarte en la superficie, en lo más reconocido, sino buscar exhaustivamente becas a las que optar. Aunque sea una simple ayuda al transporte, todo suma.

Reservar el viaje con antelación

Si ya sabes cuándo vas a empezar el cuso, cuándo dispondrás de alojamiento y, por tanto, en qué fecha quieres llegar a tu nuevo país, comienza a buscar los billetes de avión. Nunca es demasiado pronto y las gangas no esperan, así que cuanto antes comiences a buscar los billetes, más sencillo será encontrar ofertas. El dinero que ahorres en el billete puede servirte para facturar maletas de más.

Sacarse el Carnet Internacional del Estudiante

El Carnet Internacional de Estudiante (ISIC) no es difícil de obtener y te puede reportar grandes beneficios. Con él puedes ahorrar dinero en viajes, visitas a museos, tiendas, restaurantes, escuelas de idiomas… En definitiva, son todo ventajas, porque con ella puedes obtener rebajas en los precios de productos y servicios de más de 120 países alrededor de todo el mundo.

Dejar la tarjeta de crédito en casa (y hacer una nueva allí)

Si tu estancia va a ser de larga duración, lo más sencillo es que obtengas una tarjeta de crédito en el país de destino. Según el país puede ser más o menos complicado, pero es lo más recomendable. Aún así, ya existen bancos muy extendidos por todo el mundo que ofrecen bastantes facilidades, sobre todo a estudiantes, y puedes beneficiarte de ello.

Dar de alta una línea de teléfono nueva

Pagar roaming u otro tipo de cargos adicionales a tu compañía telefónica pudiendo dar de alta una nueva línea es un engorro y además sale muy caro. Una vez que estés en tu país de destino, si vas a estar allí por mucho tiempo, acércate a una tienda de telefonía móvil e infórmate de cómo funcionan allí la tarificación y las líneas, siempre será más barato y útil tener un número de teléfono de la zona que extranjero.

Fuente: Forbes

PS

Categoria: