Agencia de Salud del Caribe pide priorizar la producción de alimentos seguros

Garantizar una producción, distribución y preparación de los alimentos seguras, que eviten enfermedades, es el llamamiento que la ONU eligió hacer este año para el Día Mundial de la Salud, que se celebra hoy.

Con motivo de ello la organización caribeña indicó que trabaja con sus Estados miembros para "promover y fortalecer la vigilancia de las enfermedades transmitidas por los alimentos" y para que se establezca la producción de alimentos "seguros" como un asunto "prioritario".

El director ejecutivo de la autoridad sanitaria, James Hospedales, expresó que los Gobiernos deben tomar mayor responsabilidad en el proceso de la producción y distribución de alimentos.

"Además, los consumidores deben acatar las prácticas de seguridad para elegir y proteger los alimentos, particularmente a la hora de almacenar, manejar y preparar la comida", indicó Hospedales.

Según Carpha, en el Caribe las enfermedades transmitidas por los alimentos "siguen aumentando y tienen impactos masivos en la salud pública y la economía".

"Cada año, miles de personas en la región experimentan uno o más problemas de salud debido a los alimentos que ingieren", indicó Carpha.

En ese sentido, el organismo regional pidió que, para que la seguridad alimentaria sea vista como una prioridad en las agendas nacionales, se requiere la participación de múltiples sectores, tales como la agricultura, educación, medioambiente, turismo y comercio.

La ONU destacó hoy que hay más de 200 enfermedades que proceden directamente de alimentos contaminados y que los nuevos métodos de producción, distribución y consumo pueden plantear nuevas amenazas.

"La producción de comida se ha industrializado y su comercio y distribución se han globalizado", recordó la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, que destacó que esos cambios conllevan "muchas nuevas oportunidades" para que los alimentos se contaminen con bacterias, virus, parásitos o químicos.

Por ello, la OMS está llevando a cabo un amplio estudio sobre las consecuencias de los problemas de salud derivados de los alimentos, según el cual en 2010 se registraron 582 millones de casos de este tipo, atribuidos a 22 enfermedades diferentes.

Según el informe, que se publicará al completo en octubre, en ese año hubo en el mundo 351.000 muertes vinculadas a problemas como la salmonella o el E.Coli.

EFE

ARB

Categoria: