Alfombras y fervor religioso inundan las calles de San Salvador en el Viernes Santo

Según Jorge Orellana, funcionario de la Alcaldía de San Salvador, la alfombra fue hecha exclusivamente con sal teñida de diversos colores y tiene un costo cercano a los 2.000 dólares.

"Son (dibujos de) flores y combinaciones de colores propios de Semana Santa, como el morado", relató Orellana, mientras se disponía a plasmar otros "detalles" que la obra llevaría en cada una de las coloridas franjas.

A unos metros, más humilde y ecléctica se encontraba la alfombra diseñada por Luis Solano, un socorrista voluntario que cada año y desde 1968 realiza una obra de este tipo para expresar su fe.

Explicó que su alfombra "La Danza Azteca" -elaborada con sal, diversos objetos, fotografías y hasta plumas- recuerda las visitas a México del papa Juan Pablo II, quien hoy cumple cinco años de fallecido, y también a los asesinados sacerdotes Rutilio Grande y al arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero.

Solano, junto a una niña y otra mujer, se consagraron hoy como unos de los principales personajes del caótico centro capitalino, cuando ataviados con unos trajes de plumas danzaron alrededor de la alfombra simulando un ritual de los indígenas aztecas.

A unas cuantas cuadras, sobre la llamada calle de La Amargura, miles de católicos a paso lento acompañaron la procesión del vía crucis, que finalizó en la iglesia El Calvario, templo de arquitectura gótica enclavado entre estrechas calles inundadas de diversas ventas.

Estefany Henrriquez, de 16 años, participó en las más de cuatro horas de esta procesión con sus ojos vendados y caminando descalza para pedir a Dios que "cuide" a su familia.

La joven estudiante, sin mencionar la ola de violencia que impera en este país, donde a diario son asesinadas 13 personas, indicó a Efe que el sacrificio fue para pedir a Dios que "proteja de todo mal" a sus seres queridos, y por otros favores personales.

"Estoy alegre de haber cumplido. Así como él (Jesús) hizo el sacrificio de morir en la cruz, también nosotros debemos hacer algún sacrificio", expresó la penitente luego de orar en el altar mayor del templo. EFE

Categoria: