Asesinato de la turista española habría sido planificado por su esposo

El esposo de la ciudadana española asesinada hace tres días en el oeste de Venezuela fue señalado hoy como el presunto autor intelectual de la muerte de su cónyuge, informaron fuentes policiales locales.

El secretario de Seguridad y Orden Público del estado, Jairo Ramírez dijo a Efe, que según las declaraciones de los implicados, González planeo el crimen junto a un ciudadano venezolano, y la pareja de este, para luego cobrar el seguro de vida de Cristaldo.

Según Ramírez, cuando el Cuerpo de Policía Científica (CICPC) comenzó la investigación y citó a declarar al ciudadano venezolano del que solo reveló su primer nombre, Miguel, este dijo: "Bueno sí, nosotros planificamos hace mucho tiempo desde España darle muerte a la señora, y cobrar el seguro de vida".

Los autores materiales habrían cobrado la suma de 2.000 euros por cometer el homicidio, indicó Ramírez, que además aseguró que "el ciudadano español ya está a orden del CICPC y va a ser puesto a la orden la Fiscalía".

González, que aún no había concluido su declaración, no ha reconocido la autoría del crimen, sin embargo en las investigaciones preliminares mostraron registros de llamadas entre el marido de Cristaldo, Miguel, y el homicida identificado como "el Tribilín".

De acuerdo con la investigaciones la pareja, que se casó en agosto, viajaba por segunda vez a Venezuela.

El matrimonio tomó el lunes pasado un taxi informal (no regularizado) al salir de su hotel y el conductor los llevó a un descampado en el barrio popular de La Lechuga de Maracaibo para robarles.

Allí le esperaba un grupo de cinco personas, que les quitaron sus pertenencias, tras lo que les instaron a abandonar corriendo el lugar sin mirar atrás.

Según las mismas fuentes, en el momento en que huían, los atracadores realizaron varios disparos y uno de ellos alcanzó en la cabeza a Cristaldo que posteriormente falleció.

Venezuela es uno de los países de Latinoamérica con mayor criminalidad y, según datos oficiales, el año pasado se cobró la vida de más de 11.000 personas, una cifra que organizaciones no gubernamentales sitúan cerca de las 25.000.EFE

Categoria: