Autoconvocados de Nicaragua se citan para nuevos plantones contra Ortega

Autoconvocados de Nicaragua se citan para nuevos plantones contra Ortega

Los manifestantes autoconvocados de Nicaragua se citaron hoy para realizar nuevos plantones en protesta contra las acciones del presidente Daniel Ortega, a quien responsabilizan por cientos de muertos desde el estallido social de abril pasado.

El primer plantón está previsto para la mañana de este viernes frente al Complejo Judicial de Managua, para reclamar la libertad del empresario turístico Cristhian Fajardo y su esposa, María Peralta, acusados de terrorismo y otros delitos.

Los autoconvocados del Movimiento 19 de Abril Masaya consideran a Fajardo y Peralta como "reos políticos", ya que, según afirman, fueron arrestados el 22 de julio pasado por participar en protestas contra el presidente, lo que no es considerado delito en Nicaragua.

El segundo plantón fue anunciado en la ciudad de Bluefields, en la Región Autónoma Caribe Sur (RACS), en apoyo a los afrodescendientes Brandon Lovo y Glen Slate, acusados del asesinato del periodista Ángel Gahona.

Los afrodescendientes llevan varios meses bajo arresto y dos semanas de juicio, sin que hasta ahora el Ministerio Público haya podido demostrar su culpabilidad en un juicio a puertas cerradas, según la defensa.

Testigos, vecinos y familiares de Gahona han insistido en que los jóvenes son inocentes y a la vez han culpado a policías por la muerte del periodista.

El tercer y último plantón está programado para esta tarde en el extremo sureste de Managua, en respaldo a médicos y maestros que han sido echados de hospitales estatales y escuelas públicas, por haber atendido o brindado apoyo a los manifestantes que han participado en protestas contra Ortega.

Nicaragua está sumergida en una crisis sociopolítica más grave desde la década de los años de 1980, también con Ortega como presidente.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha advertido que Nicaragua vive una "tercera fase" de la represión gubernamental, "más ruda, más explícita y burocrática", que consiste en la "criminalización de manifestantes", frente a la primera -centrada en agresiones a protestas callejeras- y la segunda, con ataques armados contra ciudades rebeldes, todas con muertes.

La crisis deja entre 317 y 448 muertos, 2.800 heridos y más de 400 desaparecidos, de acuerdo con datos de organismos humanitarios internacionales y locales, mientras el Gobierno reconoce 198 fallecidos y denuncia un intento de golpe de Estado.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción. EFE / RA

Categoria: