Bajo la nieve, muerte y devastación en el campo base del Everest

Al inicio de la temporada de alpinismo, el campo base nepalés, situado a 5.500 metros de altitud, se encontraba abarrotado de alpinistas extranjeros y de sherpas, cuando el alud destruyó el enclave.

"Salí de mi tienda para salvar mi vida. Sano y salvo. Mucha, mucha gente en la montaña", tuiteó el alpinista rumano Alex Gavan, quien se disponía a coronar el Lhotse, la cuarta cumbre más alta del mundo. "Gigantesco desastre. Ayudé en la búsqueda y rescate de víctimas entre los escombros del campo. Muchos muertos. Aún más heridos de gravedad. Muchos morirán si no tenemos helicópteros rápidamente", añadió.

Las autoridades nepalesas confirmaron la muerte de al menos 10 personas en el campo, aunque las operaciones de rescate continuaban en marcha. Las fuertes nevadas impedían a los helicópteros llegar al lugar, indicó un responsable.

"Los helicópteros de rescate no han sido capaces de despegar a causa del mal tiempo", declaró a AFP Gyanendra Kumar Shrestha, del ministerio nepalés de Turismo.

Unos 700 alpinistas se encontraban actualmente en el distrito de Solukhumbhu, que incluye el Everest. En concreto, 300 se encontraban en el campo base y 300 más en una cota menor, según el subcomisario de policía Chandra Dev Rai.

- 'Recen por todos' -

El seísmo de magnitud 7,8 y las réplicas costaron la vida a más de 2.000 personas en este país del Himalaya, según un balance provisional publicado al final de la jornada.

"Estamos ok (...) Nieva aquí, por lo que no hay helicópteros", escribió en un mensaje de móvil la directora de AFP en Nepal, Ammu Kannampilly, que se encontraba cerca del campo base cuando tembló el suelo. "Me herí en la mano. Me la vendaron y la tengo que mantener en alto hasta que deje de sangrar".

El desastre tiene lugar un año después de otro alud que costó la vida a 16 guías e implicó un cierre inédito del acceso a la cumbre del Everest, situada a 8.848 metros. Algunos de los alpinistas volvían al Everest tras haber renunciado a su ascensión el año anterior a causa del accidente y del caos posterior.

Los médicos del campo base estaban manos a la obra para "salvar vidas", indicó el médico y alpinista Nima Namgyal Sherpa en su página Facebook. "La sacudida y el alud destruyeron los campamentos. Todos los doctores están trabajando aquí lo máximo para curar y salvar vidas", añadió.

Las miradas preocupadas también estaban puestas en las cercanas montañas del Himalaya. El escalador Arjun Vajpai indicó que estaba a salvo en el campo base de Makalu, pero que "grandes placas de hielo" cayeron en el campo dos de esa montaña. "Tenemos entre 10 y 15 escaladores, incluyendo a algunos sherpas, allí arriba y no sabemos todavía si están bien o no", dijo Vajpai a una televisión india.

En el campo número 1 del Everest, a unos 700 metros por debajo del campo base, el alpinista británico Daniel Mazu indicó que su expedición estaba a salvo, pero que el camino hacia el campo base estaba bloqueado. "Por favor, recen por todos", añadió.

AFP

NA

Categoria: