Bar en Italia prohíbe a los comensales hablar del coronavirus dentro del local

Bar en Italia prohíbe a los comensales hablar del coronavirus dentro del local

Un bar en la capital de Italia ha advertido a sus comensales que para poder permanecer en el mismo deben de evitar hablar del coronavirus.

La dueña, Cristina Mattioli, ha colgado un letrero que dice: "E vietato parlare di coronavirus" ("Está prohibido hablar de coronavirus") y a un lado ha sugerido que se puede hablar de cualquier otra cosa, por ejemplo, quién será el vencedor del Grande Fratello VIP (la versión italiana del reality show "Big Brother"). Con esta advertencia, Mattioli ha creado así el que sea tal vez el primer bar "covid-19 free" al menos en un sentido metafórico, es decir, lingüístico.

Mattioli dijo a un diario británico que después de 9 meses llegó a un punto en el que simplemente fue demasiado. "Aunque es importante seguir las reglas y ser cuidadosos, no debemos subestimar el impacto psicológico de la pandemia; esto fue una forma ligera de decir: no nos olvidemos de otros temas".

Según Mattiolli, los resultados de su idea han sido mejores de lo que esperaba, pues no sólo ha logrado disminuir la tensión y "cambiar de tema", sino que esto mismo ha hecho que los clientes que no se conocen empiece a conversar (aunque, recalca, manteniendo la distancia física). Los clientes del lugar aplauden la medida y señalan que es momento de tratar de vivir de una manera más simple y abandonar la ansiedad.

Roma es una de las ciudades italianas que se encuentra en la llamada zona amarilla, lo que le permite a establecimientos abrir hasta las 6pm. Italia es un país en el que la cultura de los bares –donde se bebe sobre todo café– es esencial. Millones de italianos tienen la costumbre o ritual de ir a uno de estos bares en la mañana o en la tarde a tomar café y conversar un poco (lo cual, dicho sea de paso, ocurre también en otros países europeos como Francia o España)

Quizá lo más relevante de esta pequeña pero significativa medida es que aplica a todos los ámbitos de la sociedad como una consideración importante. Paralelamente a la pandemia viral que está atravesando el mundo, hay una pandemia de ansiedad y de otros malestares psicológicos, que tiene que ver con la obsesión de las personas y los medios de comunicación en torno al virus. A veces es mucho más sano hablar de otras cosas y poner la atención en temas que pueden relajarnos y ayudarnos a sentir más conectados. En este sentido lo que a hecho Mattioli es una pequeña lección para todos.

Fuente: PijamaSurf

MV

Categoria: