Bélgica celebrará su primera huelga feminista el 8 de marzo emulando a España

Bélgica celebrará su primera huelga feminista el 8 de marzo emulando a España

Colectivos feministas de Bélgica, apoyados por sindicatos, han convocado por primera vez una huelga feminista en el país para el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, con la que esperan emular la manifestación de 2018 en España que sacó a la calle a más de cinco millones de personas.

La huelga del año pasado en España "fue el detonante" que llevó a un grupo de mujeres a poner en marcha la iniciativa "Collecti.e.f 8maars", que ha trabajado con diferentes grupos feministas belgas en los últimos meses para impulsar la movilización este año, explicó hoy a Efe Marina Vidal, miembro de este colectivo.

"Para esta primera edición no nos imaginábamos para nada que íbamos a tener tanto apoyo de los sindicatos, de las diferentes asociaciones. Estamos ya contentas porque el objetivo este año era la iniciativa, empezar a movilizar a las mujeres en Bélgica y esto a nivel nacional", explica.

El 8 de marzo las belgas están llamadas a hacer huelga laboral, pero también del resto de actividades que realizan cotidianamente, como proporcionar cuidados, estudiar o incluso de consumo, con el fin de dar visibilidad a un trabajo "con demasiada frecuencia invisible".

Se trata de demostrar que "si las mujeres paran, el mundo se para" y denunciar la desigualdad salarial, la carga de trabajo doméstico que recae casi exclusivamente sobre las mujeres, la discriminación, los estereotipos sexistas o las imposiciones en materia de sexualidad y maternidad, entre otras reivindicaciones recogidas por el colectivo.

En la capital, Bruselas, se ha convocado una manifestación a las 17.00 horas locales (16.00 GMT) y durante todo el día tendrán lugar concentraciones y círculos de debate, eventos que se reproducirán en otras ciudades como Amberes, Lieja, Gante o Mons.

Para las que no puedan parar toda la jornada, los organizadores llaman a "hacer ruido" allá dónde se esté a las 14.00 horas (13.00 GMT), emulando la cacerolada que tuvo lugar en España en 2018, y a participar con gestos como vestirse de morado, colgar un delantal o unos guantes de fregar en la fachada de casa o pegar carteles en las ventanas.

Los grandes sindicatos belgas, la FGTB y la CSC, apoyan los paros, mientras que el sindicato liberal CGSLB no ha dado su respaldo. Aunque solo la CSC ha formalizado el aviso de huelga que permitirá cobrar ese día a sus afiliados, los sindicatos se están "movilizando mucho" y llamando a sus afiliados a participar, explica Vidal.

Esta española afincada en Bélgica confiesa que les "encantaría" tener el mismo seguimiento que en España en 2018 aunque admite que será "un poco más difícil" movilizar a la gente en Bélgica, "un país menos acostumbrado a salir a la calle".

No obstante, subraya que "ya es un éxito" haber conseguido con la convocatoria que "el feminismo, la lucha por los derechos de las mujeres y la igualdad están en el primer plano" del debate público y mediático y que los vínculos que se están creando sienten "la base de una de un movimiento feminista fuerte".

"Solo podemos esperar que sea una formidable primera edición y no haga más que crecer", afirma.

EFE / RA

Categoria: