Borran las pintadas hechas en la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro

El ataque, que la alcaldía calificó como "vandálico", fue realizado por un grupo de desconocidos que aprovechó que la entrada al monumento había sido cerrada por los derrumbes de tierra en las vías de acceso a la cima del cerro Corcovado para pintar diferentes letreros en la estatua.

Los autores del ataque aprovecharon los andamios colocados por una empresa contratada para restaurar la estatua y escribieron en sus brazos, su pecho y su rostro diferentes letreros de protesta.
"¿Dónde está la ingeniera Patricia?", decía uno de los letreros en aparente referencia a una joven desaparecida en 2008 en un crimen que ha sido atribuido a policías. "Cuando los gatos salen, las ratas hacen su fiesta", decía otra de las pintadas.

Según voceros de la alcaldía, un grupo de peritos de la Policía Federal estuvo en el Cristo para intentar descubrir pistas que permitan identificar a los autores del primer acto vandálico sufrido por el monumento en casi 80 años.

El ataque fue descubierto ayer, cuando la ministra brasileña de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, y el alcalde de Río de Janeiro visitaron el monumento para inspeccionar las obras de restauración y los trabajos para despejar las vías de acceso. El alcalde calificó el acto como un "crimen de lesa patria", ya que el Cristo Redentor, inaugurado en 1931, fue declarado como patrimonio nacional en diciembre pasado.

El monumento, de 38 metros de altura, está localizado en el cerro del Corcovado y dentro del Parque de Tijuca, una reserva ambiental. El Gobierno federal ordenó un refuerzo de la guardia forestal debido a que se presume que los vándalos llegaron hasta el monumento por uno de los estrechos caminos que atraviesan el bosque.

Los autores de las pintadas aprovecharon la guardia reducida debido al bloqueo de las vías de acceso y los andamios de las obras de restauración, así como el que las ocho cámaras de vigilancia estuviesen apagadas por los daños provocados por las lluvias de la semana pasada.

Las autoridades calculan que las vías de acceso al Cristo podrán ser desbloqueadas antes del miércoles próximo, cuando se celebra un festivo nacional en Brasil y se prevé un aumento del flujo de turistas en Río de Janeiro.

Los derrumbes causados por las lluvias de la semana pasada, que han dejado hasta ahora 253 muertos, bloquearon no sólo la carretera que llega hasta el monumento, sino también la línea férrea del tren turístico que sube hasta el Cristo.

La estatua está en obras y rodeada de andamios desde febrero pasado, por lo que el paseo turístico se limita desde entonces a la subida hasta la cima del cerro para observar la ciudad. EFE

Categoria: