Borrell afirma que toda América Latina es símbolo de la Cooperación Española

Borrell afirma que toda América Latina es símbolo de la Cooperación Española

El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, visitó este sábado proyectos financiados por la Cooperación Española en la provincia de Manabí, en el litoral de Ecuador, una de las más castigadas por el terremoto de 2016, y aseguró que en toda la región la asistencia de España es reconocida.

"La Cooperación Española es una marca de calidad, toda América Latina es símbolo de la Cooperación Española, este semicírculo es algo que nos identifica y que es muy apreciado", comentó en declaraciones a la prensa tras conocer de primera mano un proyecto de cultivo del bambú para la construcción de viviendas antisísmicas.

Borrell subrayó la labor de la Cooperación Española en su conjunto y resaltó que "no es mérito de este Gobierno" sino de todos los precedentes y que está consolidada en la región desde hace años.

El titular español de Cooperación visitó una plantación de bambú en el corazón de la provincia de Manabí, material empleado para la construcción de viviendas resistentes a los acontecimientos sísmicos y meteorológicos, en los que la Cooperación Española ha destinado un millón de euros.

También se desplazó a la ciudad de Manta, donde pudo conocer de la mano de las autoridades locales un prototipo de vivienda social erigida en la caña de esta resistente planta, protagonista del proyecto de asistencia técnica.

"Aquí se ve una cosa claramente extraordinaria: Cómo a través del cultivo del bambú se puede poner en marcha una cadena de producción de material de construcción con la que hacen de forma realmente notable casas, puentes de hasta nueve metros de luz, hangares", añadió el ministro.

Desde sus conocimientos como ingeniero, expresó su sorpresa por la versatilidad de un material "que tiene una resistencia como la del hormigón", gracias al cual se han construido casas térmicas y sismoresistentes.

Y destacó el hecho de que más de 250.000 personas vivan de la cadena de producción creada por este proyecto de asistencia, "desde el cuidado de los campos de una forma racional, para unas talas que no supriman la vegetación, hasta el momento final en que se convierten en casas".

Borrell opinó que con en este tipo de proyectos se constata la transferencia de tecnología, que supone un valor añadido al conocimiento ancestral y tradicional, que permite en este caso, la elaboración de viviendas "con los grados de calidad técnica necesaria para que sea una actividad casi industrial".

Tras su tala, la caña de bambú debe pasar por un proceso de lavado con ácido bórico, que preserva la planta de las termitas y otros insectos y le confiere mayor dureza y resistencia.

"Necesitan ayuda técnica, claro, no es lo mismo hacerlo de una manera tradicional que como estamos ayudando que hagan",
añadió el ministro al insistir que en la actualidad la ayuda va más allá de la dotación de recursos financieros, sino que se encamina más a la innovación para que los países receptores den ese salto tecnológico que les permita desarrollarse.

EFE / RA

Categoria: