Skip to main content
California: Envuelven al árbol más grande del mundo para salvarlo de las llamas. Foto: Twitter

California: Envuelven al árbol más grande del mundo para salvarlo de las llamas

Con una altura cercana a las 84 metros, la secuoya General Sherman ha sido envuelta con una manta resistente al fuego, esperando que pueda sobrevivir intacto a los incendios.

Según la información que se despliega, el Parque Nacional Secuoya de California podría ser alcanzado por el fuego en los siguientes días y proteger a las más de 2.000 secuoyas gigantes que alberga es una de las prioridades.

Entre los protegidos también están otras secuoyas y construcciones dentro del bosque como el Museo del Bosque Gigante. Un extenso cuidado en beneficio de no perder ejemplares de más de 2.300 años de existencia. La manta que cubre al árbol más grande del mundo y sus descendientes puede soportar altas temperaturas, pero únicamente durante periodos cortos.

De acuerdo con Ecoosfera, las autoridades confirmaron que esta manta se ha utilizado durante muchos años en distintas estructuras. El objetivo es evitar la pérdida de más secuoyas, tal como se dio el año pasado en la misma zona, anunció Katy Hooper, portavoz de incendios.

Deteniendo el fuego para salvar el legado natural

En muchas ocasiones la naturaleza ha demostrado superar la fortaleza del ser humano. No obstante, las medidas tomadas por el cuerpo de bomberos en California es una de las tantas formas en que se ha aprendido a detener la fuerza de la naturaleza. Algunas veces ha funcionado y otras no, pero se espera que el árbol más grande del mundo sobreviva a los incendios.

Después de todo, la importancia de proteger a los gigantes árboles es una manera de salvar la herencia natural. Aunque debemos reconocer la sabiduría de la naturaleza cuando la vemos en acción.

Algunos dicen que las secuoyas gigantes aprendieron a adaptarse al fuego, habilidad que las puede ayudar sobrevivir en medio de tal panorama. Pero, no podemos olvidar la intensidad con la que ahora se desenvuelven los fenómenos naturales.

Ciertamente el fuego puede ser parte de la vida de las secuoyas, pero la nueva estructura de los incendios en los últimos años podría ser algo desconocido y un tanto abrumador para estos gigantes. El mejor ejemplo es el incendio de Castle Fire, el cual acabó con alrededor de 7.500 a 10.600 secuoyas.

Hasta ahora, los incendios en California no han acabado con el árbol más grande del mundo (y se espera que no lo haga), pero si ha devastado alrededor de 9.195 km2 en el estado. Posiblemente nos podamos acostumbrar a ver incendios, pero qué tan dispuestos y preparados estamos a enfrentar incendios de gran magnitud y, sobre todo, qué tan dispuestos a perder vida- en sus distintas formas-. MV (Foto: Twitter)