Cientos de hongkoneses piden que no se reformen las leyes de extradición a China

Cientos de hongkoneses piden que no se reformen las leyes de extradición a China

Cientos de hongkoneses se manifestaron hoy para pedir que se retiren las revisiones propuestas a dos leyes relativas a la extradición a China, cambios que, según denuncian las organizaciones civiles, podrían dar lugar a tortura e intimidación.

La marcha, en la que participaron más de medio millar de personas, estuvo encabezada por organizaciones de defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional o Human Rights Watch.

Tras la protesta, estas organizaciones enviaron una carta a la jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, en la que piden que se ponga freno a esta reforma.

Según denuncian las organizaciones, las leyes permitirían el traslado de personas acusadas de delitos en el exterior a China continental, así como a otros países, donde correrían el riesgo de sufrir tortura u otros malos tratos y juicios injustos.

"Las enmiendas empañarían la reputación de Hong Kong del estado de Derecho y deberían ser desechadas", apuntó Sophie Richardson, directora de China en Human Rights Watch.

Según un comunicado publicado por estas organizaciones, el sistema de justicia de China tiene un historial de detención arbitraria, tortura y otros malos tratos, de graves violaciones del derecho a un juicio justo y de diversos sistemas de detención en régimen de incomunicación sin juicio.

"Estos problemas se ven exacerbados porque el poder judicial carece de independencia del gobierno y del Partido Comunista Chino", apunta el documento.

En febrero de 2019, la Oficina de Seguridad de Hong Kong propuso cambios en la Ordenanza sobre delincuentes fugitivos y la Ordenanza sobre asistencia judicial recíproca en asuntos penales, que ampliarían el acuerdo de extradición caso por caso.

También eliminarían el papel del Consejo Legislativo en la revisión de estas solicitudes ejecutivas individuales, una capa crucial de supervisión gubernamental y pública.

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), que se aplica en Hong Kong, y la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, a la que Hong Kong está vinculado, así como el derecho internacional consuetudinario prohíben la devolución de personas a lugares donde exista un riesgo real de tortura y otros malos tratos, juicios injustos y otras violaciones graves de derechos humanos.

En la actualidad, Hong Kong tiene acuerdos de extradición con 18 países: Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido, Estados Unidos, Filipinas, India, Países Bajos, Singapur, Indonesia y Malasia, Sri Lanka, Portugal, Corea del Sur, Irlanda, Alemania, Sudáfrica y Finlandia. EFE

IR

Categoria: