Skip to main content
¿Cómo impacta a migrantes latinoamericanos en España restricciones por ómicron?

¿Cómo impacta a migrantes latinoamericanos en España restricciones por ómicron?

La Voz de América conversó con migrantes latinoamericanos que residen en España para conocer cómo les han impactado las nuevas medidas restrictivas impuestas para contener la propagación de la variante ómicron del coronavirus.

España es una de las naciones europeas más afectadas por la nueva variante ómicron del coronavirus. Ante este panorama, el país ha impuesto nuevas restricciones para frenar los contagios durante las fiestas navideñas.

La Voz de América conversó con migrantes latinoamericanos de perfiles diferentes que residen en España para conocer cómo viven este periodo festivo, marcado por las restricciones y el peligro de contagiarse.

¿Cuál es la situación?

Nuestro acercamiento a migrantes latinos se produce en momentos en que los expertos temen que ómicron podría convertirse en la variante dominante en Europa en unas semanas.

En España, los datos más recientes del Ministerio de Sanidad registran 214.619 nuevos contagios y 120 muertes desde el jueves, justo antes que empezaran las celebraciones navideñas. Además, la incidencia es de 1.206 casos por cada 100.000 habitantes, la más alta desde el inicio de la pandemia.

En este escenario, los gobiernos de las comunidades autónomas de España han implantado diferentes medidas para las fiestas navideñas.

En Cataluña, Aragón y Murcia, se han ordenado restricciones de carácter más severo, entre ellas el cierre del sector del ocio nocturno, el toque de queda, la obligatoriedad de mostrar el pasaporte COVID para entrar a determinados establecimientos y la limitación de aforo en hostelería.

¿Cómo lo perciben algunos migrantes latinos?

Xavier Juaguendoy es un colombiano que vive y trabaja en España. Administra dos barberías en Barcelona, Cataluña, y sostiene que las restricciones perjudican a su negocio.

“Nos ha interferido en el trabajo por el tema del tapabocas, del aforo máximo”, dice este joven que no se ha vacunado ni planea hacerlo.

Incluso, Juaguendoy teme que las autoridades determinen endurecer más las medidas como hizo en el pasado, cuando decretó el cierre del sector. Explica que al no tener ninguna ayuda económica del gobierno, se vio obligado a cerrar otras barberías debido a la deuda acumulada por la falta de clientes y a la subida del precio de la luz.

“La hemos pasado muy mal”, afirmó Juaguendoy, al tiempo que explica su oposición a medidas como la obligatoriedad de mostrar el pasaporte COVID para entrar a espacios como gimnasios y restaurantes o el uso obligatorio de la mascarilla en exteriores, una norma que debe cumplirse a nivel nacional.

“En la calle hasta para respirar me fastidia un tapabocas, te puede dar más enfermedades que andar sin (él)”, dice.

Navidad y COVID

Gabriela Boyer es una de los más de 6.000 integrantes del colectivo de sanitarios venezolanos que trabajan en España. Esta enfermera originaria de Caracas llegó a Madrid en 2018, y desde el estallido de la pandemia, en 2020, ha estado trabajando en la primera línea para combatir el virus.

La joven conoce muy bien la enfermedad del COVID, pues además de atender a pacientes cuando está trabajando, dio positivo justo antes de la Navidad.

“Pude cenar con pocas personas, con mi hermano y con familia cercana con la que convivía, y fue con mascarilla y con distanciamiento social. No pude expresar mi cariño a las personas a las que normalmente lo expresas con un abrazo y deseando feliz navidad (...) No considero eso unas navidades normales, pero bueno, cada persona lo está viviendo distinto”, declaró.

La vacuna es el mejor antídoto

Las autoridades recalcan que debido a la vacuna, que comenzó a administrarse en España hace un año, la cifra de casos de COVID-19 no ha producido un incremento similar de ingresos hospitalarios y de muertes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo recientemente que 38 millones de españoles “cuentan con la protección suficiente para poder afrontar las consecuencias más graves de la enfermedad”.

Sánchez definió además la inoculación como “el mejor antídoto” e hizo un llamado para que la población se administre una tercera dosis de refuerzo y se vacune a los más pequeños.

En España, un 92% de la población mayor de 12 años está vacunada. En ese grupo no está el colombiano Juaguendoy.

“No me he vacunado, ni me vacunaré (...) tampoco mi hija”, dijo citando que conocidos vacunados, se han vuelto a contagiar.

La Comunidad de Madrid ha sido uno de los territorios más flexibles en cuanto a restricciones. Aunque el gobierno local no ha aplicado medidas adicionales para las fiestas navideñas, canceló las macrofiestas previstas para Nochevieja.

Boyer opina que debido a que en estas fiestas se prevé un mayor flujo de contagios, se podría ampliar el abanico de restricciones para así evitar colapso en los centros hospitalarios.

“En ciertos centros de salud, por lo menos comunitarios, ya dejaron de admitir a las personas, aunque hayan tenido contacto (con un positivo) o antígenos positivo, sólo están atendiendo por teléfono, así que ya existe un nivel de colapso importante”, explicó.

Promover los beneficios de las vacunas

Esta venezolana, que ya se administró dos dosis de una de las vacunas contra el COVID, dice que cursar un máster en Medicina Tropical le ayudó a conocer más a fondo los beneficios de las vacunas.

“He tenido bastante contacto con personas que ni siquiera se han puesto la primera y que no se la quieren colocar. No por falta de información, simplemente porque no están de acuerdo, entonces creo que promover los beneficios de la vacuna en general sería bastante oportuno”, expuso Boyer. VOA (Foto: Pixabay) Informe21/LJ