Conoce a los sustitutos de Santa Claus en ciertas regiones del mundo en esta época del año

La página de Internet www.Toptenz.net recopiló varios ejemplos de estas tradiciones folklóricas navideñas. Te presentamos cinco de ellas.

Yule Lads. Se le denomina de esta forma a un grupo de trece gnomos que han estado presentes desde hace siglos en la cultura tradicional de Islandia. Frecuentemente se les atribuyen actividades que generan desconcierto en los humanos, como si fueran bromas. Pero en navidad les toca llevar regalos a los niños, al modo en que lo haría el presonaje de la barba blanca.

Image

Tomte. Es un personaje de la cultura escandinava, particularmente de Suecia, Noruega y Finlandia. Las primeras referencias sobre él lo describen como una especie de gnomo, de baja estatura, que cuidaba a las familias durante las noches. Posteriormente, conforme, la tradición cristiana a irrumpido en Escandinavia, el Tomte ha tomado más rasgos humanos y se ha vinculado con la navidad. Actualmente es una especie de Santa Claus, aunque entrega sus regalos vía familiares de los niños, quienes se disfrazan como él para obsequiarlos. Tampoco es gordo no vuela en un trineo.

Image

Niño Dios. Es una figura de la tradición cristiana, presente en las regiones donde la fe en esta religión es más intensa. Realmente se trata de Dios en una figura de niño. Se popularizó a inicios del siglo XVI, debido a que Martín Lutero lo erigió como un contrapeso ante la influencia pagana que estaba cobrando San Nicolás, de quien Santa Claus es heredero. En muchas casa cristianas, los regalos de navidad son obra del Niño Dios.

Image

Belsnickel. Es el principal ayudante y escolta de Santa Claus en varias regiones de Alemania, Austria, Argentina y Estados Unidos. Es descrito como un hombre de la montaña, encargado de controlar los renos de San Nicolás. Normalmente aparece como una figura digna de ser temida y es usado para incentivar a los niños a que se porten bien, como el contrapeso a la bondad de Santa Claus.

Image

La Befana. Es una figura de la tradición italiana que lleva obsequios a los niños los días 6 de enero. Su origen se remonta a una narración en que los Reyes Magos pidieron ayuda a una anciana para llegar a Belén. Ella no salió a atenderlos, pero se arrepintió horas más tarde. A partir de entonces, se ha dedicado a llevar regalos a los niños como una forma de pedir perdón debido a su mezquindad.

Fuente: De10

EA

Categoria: