Consejos para saber "venderte" en una entrevista laboral

Descifrar el código y las intenciones del reclutador es el santo Grial para quien busca trabajo a través de una entrevista. Poco importa el contenido si la forma de exponerse ante el entrevistador no es la correcta, así que centrémonos en eso. Tómatelo como una simple conversación, como una que podrías tener con un amigo o un vecino, ya que al fin y al cabo el entrevistador es una persona más.

Acude a la entrevista con la mente despejada: intenta en ella controlar el ritmo de conversación y contestar de forma correcta, tómate tu tiempo para eso. Observa los movimientos de la otra persona y reacciona en condición a ellos.

Sé el alfa: domina la situación sin miedo. La gente se siente atraída por las personas seguras, así que compórtate como tal. Ten la última palabra y haz alarde de tu personalidad.

Sé amable: es la clave para que gustes, si no de ningún modo querrá volverte a ver –y menos trabajar contigo en la misma empresa-. Cruza el umbral y tómate alguna licencia, pero con respeto.

Comunícate de forma correcta. No es necesario que te aprendas un guion, pero sí que lleves a cabo unas cuantas reglas de oratoria en frente de la persona que te puede seleccionar para trabajar. Prepárate alguna salida y recurre a frases neutrales.

Actúa como un espejo: comunícate de forma similar a como el reclutador lo hace contigo. Así harás sentirlo más cómodo y agradable en la atmósfera de la conversación. Este término de "mirroring" es nuevo pero puede investigar sobre él antes de llevarlo a cabo.

Déjalos con ganas de más. ¿Cómo? Ofreciendo un contenido convincente y unas ideas claras que puedas desarrollar en la empresa. Enséñales lo útil que puedes ser para ellos y lo que puedes aportarles. No dudarán en llamarte antes de que cruces la puerta.

Fuente: Forbes

PS

Categoria: