Coronavirus: ¿Cuándo volveremos a viajar?

Coronavirus: ¿Cuándo volveremos a viajar?

Las proyecciones de los expertos, la situación crítica del sector... Y las ofertas a futuro que nunca faltan.

¿Cuándo volveremos a viajar? Sí, claro que hay cuestiones más urgentes para resolver dentro de esta pandemia del coronavirus: cuándo saldremos de la cuarentena, cuándo nos sentiremos seguros en la calle, cuándo habrá un medicamento o una vacuna para combatir el coronavirus, cuándo podrán abrir sus puertas empresas y comercios paralizados, cuándo volverán los chicos a la escuela. Cuándo saldremos de esta situación, en definitiva.

Hablar del turismo ahora a muchos puede parecerles descabellado.

¿Lo es? Sí y no. Sí cuando hablamos de aviones en tierra, hoteles cerrados, guías de turismo en casa y agencias de viajes en situación crítica. No cuando pensamos que –esperemos- esto en algún momento va a pasar… y que -más cerca, más lejos- volveremos a viajar.

“Al tener a la fecha más desconocimiento que conocimiento acerca de la erradicación de esta pandemia, los sectores público y privado vinculados al turismo deberán comprender que el temor al contagio durante los viajes persistirá en mi opinión por un período difícil de precisar. Este será un gran desafío, ello implicará reordenar la oferta y, en especial, la comunicación: más que nunca deberá ser un fiel testimonio de la experiencia a vivir por los turistas”, señala Jordi Busquets experto en turismo (asesor de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de Argentina, director de Tourism & Hospitality Consulting, integra el board de la International Hotel and Restaurant Association; es experto de la OMT y miembro fundador de la Academia Argentina del Turismo

Por estos días, la Organización Mundial del Turismo difundió su nuevo lema que es #ViajaMañana: apunta a la importancia de quedarse en casa hoy para viajar después.

Posicionando al turismo como motor clave para la recuperación internacional –al menos así lo ha demostrado históricamente- el secretario general de la organización, Zurab Pololikashvil dijo: “Debemos empezar a prepararnos desde hoy para construir las bases de la resiliencia futura del turismo... Nuestra respuesta debe ser rápida, coherente y unida con el fin de que pronto podamos todos volver a viajar y lo hagamos de una forma más segura, sostenible y respetuosa, aprendiendo de las lecciones de la crisis actual”.

Su mensaje de esperanza incluye cuestiones más concretas, pedidos más formales: la necesidad de medidas de apoyo financiero y político para un sector que se encuentra en estado crítico a nivel mundial.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) pronostica que las restricciones de viaje duren 3 meses. Posteriormente, se espera una recuperación gradual en el tercer y cuarto trimestre del año. Y se estima una pérdida de ingresos de 250 mil millones de dólares en el mundo y 2.400 millones de dólares en Argentina.

"Cuando alguien divulga que se perderían mas de 75 millones puestos de trabajo – asumimos que tiene plena conciencia de que hablamos de personas. El sector viajes y turismo, que tiene en la generación intensiva de trabajo uno de sus emblemas, debería recibir de los organismos internacionales de financiamiento una ayuda que no se advierte al presente", marca Busquets.

Facturación cero

“En Argentina la facturación llegó a cero, en un sector que ya venía deprimido con una caída de casi el 50%, según datos de Faevyt (Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo). Para que haya turismo luego de la pandemia es necesario asegurarnos de preservar las empresas en riesgo y el empleo. Se trata de un sector que emplea a 1,1 millones de personas en el país y que genera 15 mil millones de dólares de ingresos por año, según el Ministerio de Turismo, por lo que es una industria clave en la recuperación económica”, señala Mariano Rocatti, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay.

Como todas las agencias, su foco en las últimas semanas ha sido atender con “absoluta prioridad” las consultas de los viajeros en curso o que tenían viajes planificados en medio de la crisis. Al mismo tiempo, garantizar el desarrollo sostenible de la compañía que ha suspendido la venta de algunos productos, algo que mantendrá así por las próximas semanas.

“Es difícil predecir cuánto tardará en normalizarse el sector. Hay escenarios que hablan de entre 10 y 19 meses. Será un proceso lento que requiera medidas de apoyo”, remarca Rocatti.

Desde Almundo cuentan que las consultas por día aumentaron un 1.000%: una cada 10 segundos; las redes sociales estallaron con 22.000 mensajes en 168 horas; el WhatsApp de Emergencias recibió más de 1.000 casos diarios.

“Tratamos de mirar para adelante. El sector está muy complicado. Ya venía afectado en los últimos meses del año pasado y hoy, la venta está completamente parada. Todos los recursos están para atender a los clientes que ya compraron viajes y quieren ver qué hacen”, explica José Casabal, CEO de la agencia de viajes Volalá que asegura que por ahora se trabaja con un escenario de ventas cero.

De todos modos, admite que aunque es mínimo, hay gente que consulta y compra algún viaje a partir de agosto en adelante, más que nada después de octubre y noviembre y asumiendo que la situación del coronavirus a nivel global tienda a mejorar.

"Basados en la poca información que manejamos, creemos que en julio un grupo de gente va a viajar. Habrá que ver también cómo queda el ciclo lectivo. Pero en nuestra cabeza, finales de 2020 y verano 2021 será lo que podremos mover en reservas nuevas", dice Pablo Bazzetti de la agencia All Seasons.

Siempre atentos a las promociones

Desde el blog PromosAéreasAR (promociones-aereas.com.ar) cuentan cómo vivieron la situación desde el día en que se decretó la cuarentena​ obligatoria.

“A partir del 15 de marzo dejamos de publicar promociones. Pero a medida que aparecieron algunas cosas, lo fuimos comunicando de a poco. Hay sentimientos encontrados, gente que dice que no viaja más por 2020, que sienten pánico, y otros que marcan que los aviones en el piso no pueden durar mucho más y esto va a volver a la normalidad”, explica Matías Mute, al frente del blog.

Él se considera parte del último grupo. Y que toda esta situación revolucionaria va a sentar precedente para la aviación general como más medidas de seguridad respecto de transporte de pasajeros en general y en los aeropuertos.

Pero vamos al tema que Mute maneja al dedillo que son los precios de los aéreos.

“Como siempre, en aviación lo que funciona es la oferta y la demanda. Hoy, la demanda está por el piso y la flexibilización de las aerolíneas para ofrecer cancelaciones y reprogramaciones es mucho mayor que antes. Antes, si querías cambiar o devolver un pasaje en una low cost directamente perdías el vuelo, y en una aerolínea tradicional pagabas multas tremendas”, cuenta y enumera las oportunidades que encontró por estos días, entre ellos vuelos a Brasil o Estados Unidos.

“Hay pasajes aéreos a Río de Janeiro​ para enero, plena temporada alta, por 15.000 pesos. Es u precio de temporada baja. Un vuelo a Río para las vacaciones de verano suele costar 30.000 o 40.000 pesos. Eso es algo para aprovechar”, dice Mute.

También encontró vuelos directos a Miami​ por 500 dólares. “Es un precio que hemos visto en otras oportunidades, pero es de lo mejor que hay en precios a este destino. Podés volar hasta el 15 de diciembre. Imaginemos en el peor de los casos que estiro el viaje hasta la primera semana de diciembre y si luego me arrepiento, lo puedo reprogramar por un año más”.

Pero el coronavirus, la crisis, el dólar, los miedos… ¿Qué hacer? Mute no duda: “Si hay un oferta buena, que te permita viajar más adelante y reprogramar, ni lo dudes”.

Desde la agencia TTS Viajes, Pablo Aperio admite también que en estos días hubo “algunas ofertas tibias de líneas aéreas porque están tratando de medir el impulso de la demanda, pero no hay algo generalizado. Sí estamos teniendo consultas aisladas para 2021, especialmente por vacaciones en el Caribe y propuestas de turismo joven (viajes educativos de colegios y viajes de egresados para 2021)”.

También Almundo mantiene activa su solapa de promociones. Río de Janeiro y Miami también figuran allí.

De Argentina al mundo

La crisis del sector no significa que estén de brazos cruzados, por el contrario, buscan alternativas pensando en cuando se vuelva a viajar.

“Estamos armando todo el contenido para Turismo Nacional, que será lo primero que se abra y queremos estar bien preparados, con buena oferta para poder salir de la situación actual. Adicionalmente, tenemos una excelente propuesta de traslados garantizados de personas en todo el país, servicio de mini fletes y mensajería”, señala Aperio.

"Lo que primero se reactivará son los destinos cercanos, en primer lugar porque la coyuntura económica dictará presupuestos más acotados en el corto plazo; luego, porque el turismo internacional tardará más en normalizarse ya que seguramente las fronteras se abrirán progresivamente de forma distinta, según la situación de cada país; y en tercer lugar, porque la gente optará por destinos donde tiene mayor conocimiento de la situación", señala Rocatti.

Cambio de hábitos

“La seguridad sanitaria, la proximidad al lugar de residencia y la imagen de seguridad que genere un destino en su concepción integral serán factores que deberán estar en el portfolio. Es probable que las ofertas -experiencias- y los medios de transporte concebidos para enormes cantidades de personas vivan una alteración y la gente prefiera inicialmente evitar las enormes conglomeraciones”, dice el especialista Jordi Busquets.

"Una vez que pase la crisis, veremos cambios en la sociedad y la economía en múltiples dimensiones, y cómo viajamos es una de ellas. Esto va desde nuevas medidas sanitarias para el transporte hasta cómo compramos nuestros viajes y destinos preferidos", explica Rocatti de Despegar.

¿Ejemplos concretos? Enumera: "Cambios como los que observamos luego del ataque a las Torres Gemelas en 2001. Ahora podrían entrar: controles de temperatura en aeropuertos y requerimientos de ingresos más estrictos, como la exigencia de certificados de inmunidad o testeos".

Los hábitos de los viajeros a la hora de planificar una vacaciones o una travesía posiblemente también se vean modificados.

Todos coinciden en que la gente posiblemente adquiera más y mejores servicios o seguros de asistencia al viajero y priorice la flexibilidad para cambios y devoluciones de viajes.

En un informe elaborado en los últimos días por el Instituto Nacional de Promoción Turística dicen: "En la 'era post-coronavirus', el mundo habrá cambiado y el sector turístico será otro, algo que también podría generar oportunidades. Y allí es hacia donde todos también debemos mirar: El día después".

Con información de Clarín

EB

Categoria: