Cristina Fernández homenajeó al neurocirujano que le salvó la vida

"Gracias, señora presidenta, alguna vez me dio su confianza como profesional. Es un honor que usted me este acompañando en este momento", dijo el médico, al recibir en el Senado el premio Domingo Faustino Sarmiento por su trayectoria profesional.

Fernández destacó la "humildad" de Fuster, que desde hace un año se desempeña como director médico de la Fundación Favaloro, de Buenos Aires.

"Este hombre fue el que operó mi cabeza y realmente estoy acá para reconocerle y agradecerle", dijo la mandataria, que por aquella operación en octubre de 2013 estuvo un mes apartada de la actividad oficial.

"Ha demostrado finalmente que la presidenta, contra lo que algunos decían, tiene neuronas", dijo Fernández, despertando las risas de los asistentes al homenaje.

La jefa de Estado reveló que cuando decidió operarse hubo un "prestigioso cirujano" que llamó para cuestionar cómo se iba a poner en manos de un joven que entonces tenía 40 años.

"Cristian: así como hoy te están dando un premio, hay algunos que, después de haberme salvado, no te darían un premio. Pero digamos que son una minoría", dijo risueña la mandataria.

Con todo, recordó que aquel fue un "momento difícil" y reveló que el hematoma subdural le fue detectado, en realidad, porque al momento de acercarse a la Fundación Favaloro para hacerse un chequeo cardiovascular de rutina tenía un fuerte dolor de cabeza y entonces la revisaron.

"Al ver el monitor (del resonador magnético), vi que en el hemisferio derecho había una pelota negra, horrible. Era el hematoma. Se imaginan el impacto personal", contó la presidenta.

Fue entonces cuando Fuster le recomendó hacer una intervención quirúrgica de inmediato.

"Yo la verdad que sentí una profunda desconfianza. ¿Qué le pasa a este? ¿No me querrá hacer algo? Y uno que tiene algunos adversarios por ahí, se pregunta... Ahora todos nos reímos, pero en ese momento no nos reíamos ninguno y menos yo", confesó.

Fernández contó que el hematoma se produjo porque había sufrido un golpe en la sureña ciudad de Río Gallegos.

Ante la desconfianza, Fernández dejó la clínica y regresó a la residencia de Olivos.

Un día después, la mandataria sintió que el brazo se le caía y un cosquilleo que le atravesaba. Fue entonces cuando decidió operarse.

"Cristian, que en mi postoperatorio iba a verme todos los días, ha hecho operaciones a cabeza abierta. A mi me dejó maravillada", destacó Fernández.

Fuster, nacido en la norteña provincia de Chaco, tiene 42 años, se graduó como médico de la Universidad Barceló en 1999 e inició su entrenamiento como cirujano general en el Hospital Interzonal de la localidad bonaerense de Ezeiza, para luego ingresar como residente en el Instituto Fleni, de Buenos Aires, en el Servicio de Neurocirugía.

También trabajó en el Servicio de Neurocirugía del Hospital Sainte-Anne y el Hospital La Pitie Salpetriere, de París.

Posteriormente se especializó en cirugía mínimamente invasiva endoscópica de la columna vertebral, en la Clinique du Sport, de Bordeaux.

EFE

ARB

Categoria: