Skip to main content
“Crucé la frontera para salvar a mi hija que nacería con desnutrición”

“Crucé la frontera para salvar a mi hija que nacería con desnutrición”

Según datos revelados por la Alta Comisión de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), existen más de 5.643.665 refugiados y migrantes venezolanos en gran parte de Latinoamérica y Europa, esto como consecuencia de la Emergencia Humanitaria Compleja que atraviesa la nación suramericana y el conflicto territorial que grupos de orden criminal han desembocado en suelo venezolano.

El boletín número 28 de Fundaredes, publicado el 11 de febrero de 2021, evidencia cómo grupos irregulares compuestos por guerrilleros y paramilitares, se han convertidos en los grandes terratenientes en Venezuela, ocupando territorios para el “cultivo de drogas, pistas clandestina y desplazamiento de sus grupos”.

El director ejecutivo de Fundaredes, José Javier Tarazona ha denunciado que los grupos criminales son diversos, tales como  las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional Colombiana (ELN), las Fuerzas Bolivarianas de Liberación (FBL), Combatiendo Vencedores (EPL), Los Paracos, Las Águilas Negras, Los Rastrojos y Urabeños. Según el informe presentado por Tarazona, estos grupos hacen presencia en 20 estados de los 23 que componen el territorio.

Es así como el Director del Centro de Investigaciones Populares de Venezuela, Alexander Campos, advierte que los testimonios de los venezolanos que se vieron obligados a cruzar las fronteras por mar, aire y tierra, evidencian cómo las instituciones encargadas del orden favorecen el desorden, destruyendo así “sus propias reglas y normas en donde la sociedad venezolana se reconoce como sujeto”. Al juicio de Campos “se está sumergiendo a una nación sin estructuras en la violencia anárquica”.

Alexander Campos destaca que mientras el país se va quedando sin referentes políticos y culturales a los cuales recurrir para ordenar el caos en la más básica posibilidad de vida, el sistema actual de Nicolás Maduro “va dejando al venezolano sin las bases materiales necesarias para sostener y mantener una cultura que históricamente ha estado fundada en la relación afectiva matricentrada” explica.

El gran peligro es que el modo de vida que está siendo impuesto haga fallar a la cultura venezolana en lo que se constituye su centro y motor: La madredad”.

De ser así, lo que observa el experto venezolano nos indica que la consecuencia es que todo lo que dependa de ella, ya sea subjetivo, social y comunitario, estaría desapareciendo a la familia como estructura, y más cuando la madre no puede ser garantía si siquiera de la vida; y el padre no puede cumplir la función central que la cultura le tiene como destino: ser el proveedor, una fundamentación de la existencia del hombre latinoamericano.

LA MADREDAD: el sacrificio de un gran héroe

“Crucé la frontera para salvar a mi hija que nacería con desnutrición”. Merichel Colina Vázquez, venezolana con 29 años de edad. Caraqueña que residía en la parroquia Antímano, Carapita, sector La Gruta de Belén.

Eran las 3:00 P.M. del pasado jueves 28 de enero de 2021 cuando Merichel Colina desafió el miedo y emprendió su rumbo al Vigía, estado Mérida - Venezuela, con un embarazo de ocho meses de alto riesgo y sus tres hijos varones : Bryhan (12) , Fabian (9) e Ian (3), juntos en un mismo objetivo: Cruzar hacia Colombia y pedir ayuda. 

A principios de enero Merichel tomó la decisión de irse a Colombia, todo esto por el deterioro económico, político, social y cultural en su país, aunado a los estragos que ha generado la pandemia del Covid-19. Pero el impulso mayor fue el diagnostico que le había indicado el médico de su embarazo, pues el bebé presentaba un cuadro de desnutrición fetal y algunas complicaciones producto de una infección urinaria que adquirió durante el embarazo.

Al verse entre el dilema de la salud de ella y de su futura hija, intentó solucionar, pero las condiciones de los hospitales en Venezuela la llenaban de miedo y desesperanza.

  • Recordemos que la Encuesta Nacional de Hospitales a finales de 2019 promedió un desabastecimiento de medicinas y suministro de 49% en las salas de emergencia y 32,5% para los pabellones. También se hizo notorio que el 96% de los servicios nutricionales y cocinas de los hospitales no cuentan con insumos alimenticios, ni capacidad para brindar fórmulas lácteas a niños recién nacidos.

La decisión

Una amiga cercana a Merichel le comentó que su salida a tanta miseria y desasosiego era cruzar la frontera y llegar hasta Colombia, pues le aseguró que los refugios le brindarían la protección que necesitaban sus hijos, y el bebé que estaba por nacer.

Fue así como se las ingenió con $50 dólares que la madrina de sus hijos que emigró a Republica Dominicana, le envió para ayudarla con los gastos de alimentación de ese mes. Pero ella prefirió darle un mejor uso, y el miércoles 27 de enero preparó los bolsos porque ella al día siguiente iba a concretar su viaje lleno de riesgos y desafíos. La mañana del jueves 28 de enero logró comprar tres pasajes que les costó $10 dólares cada uno.

  • Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida,  A partir de 2018 se duplicó el peso de las transferencias no laborales del total del ingreso. Para los hogares en pobreza extrema estas transferencias representan el 45% de su ingreso.

Al tener los pasajes en mano, Merichel le informa al llegar a su casa a sus hijos que la hora había llegado. Así fue cómo su madre, y abuela de los tres varones y la niña que venía en camino, se dispuso a prepararle lo que pudo de comida para la gran osadía.  

Pidieron un $1 dólar prestado para comprar queso, y así preparar 15 empanadas que servirían para el destino hacia Táchira, donde se encontraría con una amiga que la recibiría en su casa para que descansara y tomara fuerza para cruzar hacia su destino. 

De los $20 dólares que les sobró de los $50, uso $10 para comprar pan y algunas golosinas de bajo costo para mantenerse en pie durante el trayecto que enfrentaría con sus hijos. Los otros $10 que sobraron, los guardo para cualquier eventualidad en el camino.

En sus bolsos llevaban las 15 empanadas de quesos hechas con la harina del CLAP “La Reina Arepa”, una tortilla que lograron hacer con tres huevos, medio kilo de arroz cocido y tres potes de agua de 4 litros cada uno.  

Una herencia de sacrificios

Durante el viaje Merichel se tuvo que ir incomunicada, pues ella ni su mamá tenían celular, y debían esperar a que el autobús la dejara en el Vigía, estado Mérida, y que allí la estuviera esperando la amiga que la llevaría hasta Coloncito a descansar y tomar fuerzas.

La abuela preocupada se ingenió una alternativa por si ocurría una eventualidad, fue así como preparó a su nieto mayor Bryhan, para que lograra comunicarse.

Antes de montarlo al autobús le dio una hoja que tenía cinco números telefónicos ordenados de forma jerárquica entre familiares y vecinos de confianza, para que le avisara si a su mamá se le presentaba algún inconveniente.

Así pasaron más de 24 horas en las que su mamá esperó angustiada la llamada que le anunciara que ya estaba con la amiga que estaría esperándola. Al ocurrir, la mamá estuvo más tranquila, mientras que Merichel y sus tres hijos fueron a descasar durante tres días en Coloncito.

Ya un poco recuperada, decidieron cruzar el martes 02 de febrero la trocha de “Agua Clara” para llegar así a Colombia. Ya no contaba con comida, sino con los $10 dólares que atesoraba con recelo.

Al cruzar la frontera con la ayuda de la amiga que le dio cobijo los tres días, Merichel sostiene que se sentía mal, pero aun así tomó fuerzas ante la mirada angustiante de sus tres varones que caminaban por un sendero desconocido lejos de su abuela, quien hasta hace días era su protectora incondicional: la gran madre.

La amiga que la ayudó a cruzar la frontera la llevó a un chequeo médico con una doctora colombiana, quien le brindó el apoyo para entrar a un refugio.

Refugiada y sorprendida

El miércoles 03 de febrero entró a un refugio formal y la llevaron a un chequeo en la Cruz Roja de Colombia, donde ella y su bebé se observaban en buen estado.

Cuando cumplía sus tres días en el refugio, el 06 de febrero, se le presentó dolores de parto. Se le estaba adelantando un mes, todo producto a la presión y el trayecto a la que se expuso para alcanzar lo que se había fijado “salvarle la vida a su hija”

La llevaron de urgencia al Hospital Universitario Erasmo Meoz, donde nació la niña prematura, y por los problemas que arrastraba fue entubada por unas dos semanas y sometida durante un mes en una incubadora para suministrarle tratamiento para sus pulmones. Al pasar el mes, y salir del peligro eminente en el que se encontraba la recién nacida, fue cuando por fin pudo estar en los brazos de su madre.  

La gran madre dejada atrás

Marisol Vázquez Urbina, venezolana, de 60 años de edad. Madre de Merichel, ya va para cuatro meses con la ausencia de su hija y sus nietos, sola en Carapita, esperando cómo solucionar para irse hasta Cucuta, en donde está su hija, para así ayudarla y conocer a su nieta: Esperanza.

La abuela confiesa que no ha podido dormir bien desde que se fue su hija y sus nietos “No he podido dormir bien, es una angustia comunicarme porque no tengo celular y tengo que ir a casa de vecinos o hermanos que están fuera de la ciudad para comunicarme. He orado mucho para que Dios no los abandone mientras yo logro llegar”

Con lágrimas y la voz quebrada, Marisol expresó “yo como madre y abuela me da dolor estar tan lejos de ellos. Y cuando los tenia acá no podía darles de comer” entre suspiros y silencio, Marisol nos cuenta cómo logró apelar a la solidaridad de una iglesia en Carapita para alimentar a sus nietos: “conseguí ayuda con la gente de la iglesia y me le daban comida a los muchachitos, pero ya mi hija no lo soportaba”.

  • Según la última encuesta de ENCOVI, de cada 4 hogares venezolanos en al menos 1 la inseguridad alimentaria es severa porque concurre la angustia por la falta de alimentos, con el hecho de que hay menos recursos para atender cantidad y calidad de la dieta.

Marisol cuenta que era la única con ingresos económicos en el hogar, y los mismos provienen de la pensión que en el momento en el que Merichel se fue era 1.200.000 bolívares, equivalentes a 0.66 centavos de dólar. Actualmente la pensión la aumentaron a 1.800.000 bolívares, que representan 0.63 centavos de dólar.

La comida era basada en carbohidratos, pues asegura que la pensión alcanzaba solo para un pedazo de queso. Marisol dice que era muy raro cuando podía comprar dos mulos de pollos o un kilo de sardinas.

  • Estudios realizados por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, de la Universidad Católica Andrés Bello, demuestran que los pobres tienen una alimentación basada en carbohidratos y el promedio nacional de Kcal nos coloca en el límite de la pobreza biológica.

Marisol relata que en su hogar se sostiene con los suplementos alimenticios que el Estado suministra en las cajas CLAP “Con la pensión solo compro un pedazo de queso, porque de resto solo hay lo que viene en las cajas CLAP. Por eso mi hija tuvo una mala alimentación con el embarazo, y los médicos se lo dijeron. Su barriga era muy pequeña, y es que Esperanza no peso más de dos kilos” lamentó la abuela.

El deseo de dos madres

Hasta ahora  a la abuela le ha sido imposible llagar hasta Colombia, pues no cuenta con el dinero para comprar el pasaje. Ha tratado de pedir prestado o vender algunas cosas que están en buen estado en su casa, el intento ha sido fallido.

Mientras que Merichel espera reencontrarse con su mamá,  actualmente vende gelatinas en una plaza en San Luis, Cucuta. Ella comenta que los transeúntes al comprarle gelatinas le dejan el vuelto compadeciéndose de los niños, quienes la acompañan en todo momento. En estos casi cuatro meses pudo comprar un celular y estar más comunicada con su mamá.

El representante de ACNUR para el Sur de América Latina, Juan Carlos Murillo González, dijo que al menos 5.000 venezolanos abandonan su país por día. Estimando que para finales de 2020 habría 7.000.000 de refugiados. Este dato de perspectiva aún no se ha verificado. Merichel será parte de esa lista.