El Dalai Lama ayuna en honor a los monjes budistas inmolados en China

Por primera vez desde la revuelta en el Tíbet en marzo de 2008, poco antes de los Juegos Olímpicos, el Dalai Lama volvió a recurrir al ayuno para denunciar la represión del régimen chino. Mientras el “Océano de Sabiduría” rezaba durante una hora y media por sus últimas víctimas de cara a una estatua de Buda en el templo de Tsuglakhang, varios monjes prendían velas por sus compañeros fallecidos, que tenían unos 20 años cada uno.

Durante el emotivo acto, el nuevo primer ministro del Gobierno tibetano en el exilio, Lobsang Sangay, volvió a criticar al régimen de Pekín y a reclamar una investigación independiente de Naciones Unidas sobre la situación en el Tíbet. “Nos gustaría pedir al Gobierno chino que detenga inmediatamente sus políticas represivas en el Tíbet y que resuelva el asunto de forma pacífica”, explicó Sangay, según informan las agencias internacionales.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Jiang Yu, acusó al Dalai Lama de practicar una especie de terrorismo encubierto por homenajear a los monjes que se quemaron “a lo bonzo” y alentar así otros suicidios.

Desde el siglo XIII, y al igual que ocurre con otras zonas fronterizas de China, el Tíbet ha sido colonizado cada vez que las distintas imperiales eran lo suficientemente fuertes como para controlarlo. Con la decadencia de la estirpe Qing (1644-1911), la caída del último emperador de China, Pu Yi y el caos que siguió durante la Primera República y la ocupación japonesa, esta vasta región del Himalaya gozó de una independencia de “facto”, pero no reconocida por ningún Estado, que duró hasta 1950. Justo después de que Mao Zedong derrotara al Generalísimo Chiang Kai-chek en la guerra civil (1945-49) y fundara la República Popular China el 1 de octubre de 1949, las tropas comunistas volvían a entrar en el Tíbet en 1951.

Ocho años después, un jovencísimo Dalai Lama huía a pie atravesando las montañas del Himalaya para exiliarse en la India tras la fallida rebelión que empezó el 10 de marzo de 1959. Desde entonces, ha modulado su discurso y ya no pide la independencia del Tíbet, sino más autonomía y respeto para su lengua y cultura autóctonas, pero el régimen chino sigue tildándolo de terrorista separatista.

Fuente: http://www.abc.es/20111020/internacional/abci-dalai-lama-ayuno-201110200...

DJ

Categoria: