De empleado bancario a atracador: cayó por un falso infarto

Marcin F. trabajó durante años atendiendo al público de una oficina bancaria en Polonia, pero empezó a acumular deudas y decidió aprovechar su experiencia profesional para pasarse al 'otro bando'.

En enero del año pasado perpetró su primer atraco, que fue una chapuza de la que escapó por los pelos y sin obtener ningún botín. La empleada del banco se encerró en la cámara blindada de la oficina y el atracador, confuso, huyó con las manos vacías. Pero poco a poco perfeccionó su modus operandi y en los siguientes siete 'golpes' logró hacerse con más de 18.000 euros en total.

Según ha declarado el fiscal del caso, Boguslaw Marcinkowska, la experiencia laboral del ex cajero le servía para saber los trucos que se emplean en las sucursales para esconder o proteger el dinero. Tras hacerse con la réplica de una pistola, comenzó su carrera delictiva con desigual fortuna, pues habitualmente perdía los nervios y escapaba en cuanto se disparaba la alarma y casi siempre con sólo una parte del botín en su poder: en una ocasión tuvo que conformarse con poco más de 700 euros. Sin embargo, ello le bastaba para llevar una vida aparentemente normal e incluso afrontar el préstamo que había pedido para comprarse un coche de segunda mano. Incluso ocultó a sus padres que había sido despedido del banco por haber presentado un currículum lleno de falsos títulos.

Finalmente, Marcin F. encontró la horma de su zapato cuando se las vio con un empleado mucho más veterano que él y que conocía tretas que desconocía: durante el atraco, este cajero fingió sufrir un ataque al corazón, lo que desconcertó a Marcin. Después de perder un tiempo precioso sin saber qué hacer, intentó huir de la escena del crimen armado con un cuchillo de caza y amenazando con llevarse consigo a un rehén, pero fue interceptado por un coche de policía y apresado allí mismo. Aunque en seguida se ha confesado autor de los siete atracos con la esperanza de que le suavicen la pena, se enfrenta a la posibilidad de pasar los próximos 15 años en prisión.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/18/internacional/1355862939.html

Categoria: