El derrame en el Lago de Maracaibo es una “mancha viajera” vista desde Google

El Iclam, cuyo organismo está encargado de velar porque el Lago se mantenga en condiciones óptimas, no abandona el mismo discurso de hace más de un mes, cuando salieron a flote las manchas negras en el reservorio natural. "Aquí no hay derrame petrolero". Esa fue la afirmación de Jorge Pedroza, presidente del instituto, quien reconoció que se han presentado "fugas de petróleo en el Lago", donde se está actuando sistemáticamente con Petróleos de Venezuela (PDVSA).

"Estamos aquí para aclarar los mal llamados derrames petroleros. Desde el 2 de junio se nos reporta una situación de unas manchas petroleras, el hecho concreto es que el Iclam ha hecho más de cinco inspecciones en el lago de Maracaibo con los pescadores y recursos de la propia institución, y sobrevuelo en el área en aporte con la armada nacional. De esas inspecciones podemos señalar responsablemente que se han presentado fugas en el Lago".

Mientras que los periodistas presentes estaban ávidos de información sobre el tema del derrame de crudo, los representantes del Iclam y Corpozulia se limitaron a narrar una serie de irregularidades que ocurrieron en el Lago y que abarcó desde el año 1922 hasta la fecha.

"Es importante que la población zuliana conozca que hablar del Lago es sinónimo de producción petrolera. Ya para el año de 1922, el pozo petrolero Barroso 2 en Cabimas, hizo el famoso reventón que puso a Venezuela en el marco internacional del mercado petrolero, este pozo estuvo botando petróleo 100 barriles por día durante nueve días consecutivos. Esta es una realidad concreta, producto de una falta de planificación definida de las industrias que allí operaron desde los inicios de la explotación petrolera", señaló Pedroza.

Según el jefe de Ambiente de PDVSA, parte de los restos de petróleo que aún se ven en el Lago, "pueden ser producto de las manchas viajeras que han quedado por ahí, luego de los sabotajes, vamos a sacar las estadísticas para que vean en números el incremento que hemos tenido. La afectación del Lago vino desde el primer momento que empezaron a explotar petróleo en éste, como el reventón del pozo Barroso 2 donde la mancha era tan grande, que llegaba desde Cabimas hasta Maracaibo, esto es una afectación acumulada".

Entre una cosa y otra

El presidente del Iclam en su discurso trajó a la mesa el derrame petrolero en el Golfo de México. Apuntó que se está tratando de homologar el caso del derrame petrolero del Lago con el que ocurre en el golfo de México. "He recibido llamadas de medios internacionales preguntándome por el problema del Lago con el objetivo de tapar lo que está pasando en el golfo de México".

La insistencia de las preguntas por parte de los periodistas por saber si dichos organismos tenían detectada las fugas petroleras y cuáles son los efectos negativos que el derrame dejó en el estuario marabino quedaron en el aire. "No hay derrames petroleros, sólo se trata de una fuga de las instalaciones de más de 40 mil kilómetros de tuberías que fueron instaladas desde hace muchos años sin planificación alguna", declaró Carlos Martínez Mendoza, presidente de Corpozulia.

Campaña mediática

Obligando a los medios de comunicación a dejar las preguntas para el final, el general Mendoza, en su discurso manifestó que el tema tiene su tinte de "show mediático". Aseguró que existe una comisión instaurada permanentemente que ha venido trabajando no solamente desde el punto de vista del esfuerzo personal y colectivo de las instituciones, sino aportando recursos naturales y financieros para la recuperación del Lago.

Arremetió contra Pablo Pérez, gobernador del Zulia, a quien culpó de no actuar eficazmente en el saneamiento del Lago. Ante los testimonios de pescadores que aseguraron no haber visto al Iclam desde que se iniciaron los derrames, apuntó: "A mí no me extraña que parte de esa campaña mediática conjuntamente con los factores de oposición sea que los pescadores disociados que están por allí, los tengan para declarar en nuestra contra y hacer ver que no estamos haciendo nada. Entonces quieren hacer grande una fuga que lo que ocupa es el 0.034 por ciento de los 12 mil 400 kilómetros cuadrados que tiene el Lago".

Ramiro Ramírez, se hizo eco de lo que dijo Rafael Ramírez, ministro de Energía y Minas hace unas semanas atrás. "No hay fuga permanente en ningún sitio, son filtraciones que ocurren de manera esporádica, por eso es que sobrevolamos el Lago todos los días y se cubre todo el área y una vez que el helicóptero ve alguna filtración, éste avisa al centro de control para tomar cartas en el asunto". Recordó que en el 2003 se presentaron unos derrames producto del "sabotaje" del paro petrolero de 2002, "planificado por la oposición", donde quisieron "poner en mal" a los trabajadores que asumieron la gerencia de la estatal petrolera, calificándola de inoperante.

Que respondan

Los medios exhortaron a que se indicara la cantidad de petróleo vertida en el Lago, producto de las fugas a las cuales éstos hicieron referencia, pero no hubo respuesta. Ramírez dijo: "El crudo es difícil cuantificarlo porque el Lago tiene más basura que cualquier otra cosa. Con decirte que de esos tres mil metros cúbicos de basura recolectada, un 30 ó 40 por ciento máximo, es lo que ha estado cubierto de crudo, el resto es basura".

Entre las descalificaciones al Gobierno regional, y el juramento de que el crudo que se ve en el reservorio natural son producto de "manchas viajeras y saboteos" a la estatal petrolera, los representantes de los entes ambientales no aclararon la cantidad de crudo derramado en el Lago, así como tampoco el lugar donde se encuentran las fugas petroleras que ellos mismos informaron.

Fuente: María de los Santos Galbán/ http://www.laverdad.com/detnotic.php?CodNotic=37530

DJ

Categoria: