Después de una persecución cayó muerto alias El Pitillo

Después de una persecución cayó muerto alias El Pitillo

Dentro de una edificación invadida por varias familias y ubicada en la carrera 19 entre 13 y 14, cayó muerto Rigoberto Jesús Vargas, de 34 años de edad, a quien conocían por el alias de El Pitillo. Sucedió, ayer en torno a la 01.30 de la tarde.

Ciudadanos que caminaban por el lugar en ese momento vieron cómo Vargas corría calle abajo perseguido por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). Según los testimonios de la gente, logró entrar al edificio y dentro se escucharon las detonaciones. Lo acompañaba otro hombre, pero a este los detectives lo perdieron de vista, comentaron algunas de las personas que presenciaron el procedimiento.

De la puerta en la planta baja del edificio también vieron salir arrestados a cuatro hombres y tres mujeres.

Un hermano de Vargas que acudió al sitio donde lo abatieron negó que su pariente se haya enfrentado a los funcionarios, porque no tenía ningún arma.

El Pitillo, de acuerdo a lo conocido por el hermano, a pesar de ser nativo de Barquisimeto, no residía permanentemente en esta ciudad. Había llegado hace un par de días y se estaba hospedando en el edificio de la carrera 19.

El mismo doliente mencionó que Vargas había estado preso en el Centro Penitenciario David Viloria, conocido ampliamente como Uribana. Allí, cumplió pena por un homicidio desde 2002 hasta 2010. Lo liberaron, dijo, porque no se comprobó su participación en el crimen. En ese entonces, fue enviado a la cárcel junto con Carlos Eduardo Peralta, por el mismo caso. A este último, acotó el hermano de Vargas, lo asesinaron aproximadamente dos años después en una revuelta entre reos de Uribana.

En un expediente del Tribunal Supremo de Justicia y según resolución fechada en 2006 se acusa a Vargas y a Peralta por homicidio intencional en grado de complicidad correspectiva por presuntamente haber ultimado a un transportista llamado Roseliano de Jesús Vargas.

Adicionalmente, se le vincula con el asesinato del sindicalista Víctor Alexander Cadevilla Sangronis cometido el 04 de abril del año pasado. Por este caso también se señala a Janiel, a quien se le atribuye el dominio del sector La Sábila, y El Pelón.

Vargas fue sindicalista y deja huérfanas a tres menores de edad, una de 13 años, otra de 9 y una de 8.

Fuente: Elimpulso

CC

Categoria: