Detenido un hombre por rociar con un líquido inflamable a un perro y prenderle fuego

Según el artículo 337 del Código Penal, el delito de maltrato de animales domésticos puede castigarse con una pena de prisión de tres meses a un año, en caso de que que provoque muerte o lesiones profundas en el animal, así como con la inhabilitación de uno a tres años para el ejercicio de profesiones que impliquen relación con los animales.

El relato de la Benemérita apunta que el incidente se produjo sobre las tres de la tarde del pasado día 27 de abril en la localidad alicantina de Pinoso, cuando una vecina de la referida población observó cómo un perro corría por una de las calles del municipio con el lomo en llamas.

De inmediato, la mujer intentó apagar el fuego al tiempo que trataba de retener al animal y avisar a su dueño, ya que el perro se había refugiado bajo un coche que estaba estacionado en la puerta del domicilio de su propietario.

Una vez que el amo se hizo cargo de su animal, lo trasladó hasta la clínica veterinaria de la localidad donde le fueron curadas las heridas producidas.

A partir del momento en el que la Guardia Civil tuvo conocimiento de los hechos, comenzó a trabajar para identificar, localizar y detener al autor del maltrato al animal, han explicado las mismas fuentes.

Desde el Instituto Armado han señalado que a fecha de hoy, el animal todavía necesita asistencia veterinaria para poder recuperarse de las heridas sufridas.

El detenido, en unión de las diligencias instruidas, ha pasado a disposición de la autoridad judicial. EFE

Categoria: