La dueña de una discoteca toma de rehenes a los clientes para eludir una inspección

La propietaria del bar que era usado como discoteca, localizado en la capital provincial, cerró en las primeras horas de la mañana de hoy las puertas del local para evitar el ingreso de inspectores municipales, lo que impidió la salida de quienes habían asistido al lugar para divertirse en la noche de este viernes.

Algunos clientes llamaron a la policía desde el interior del local, que, en medio de la situación de tensión, abrió sus puertas momentáneamente y permitió la salida de una veintena de asistentes, varios de ellos alcoholizaos, según informaron fuentes policiales.

El fiscal Gustavo Sandoval ordenó entonces el desalojo del sitio, llamado "El bar de Nora", en el que durante tres horas estuvieron encerrados los clientes.

"Esto excedió a una infracción municipal. Esto es privación ilegítima de la libertad", dijo el fiscal en declaraciones a la radio Cadena 3, de Córdoba.

Durante el operativo policial de desalojo, la dueña del local quedó detenida, aunque desafío públicamente con abrir esta misma noche las puertas de su bar bailable, que ha sido clausurado una decena de veces en los últimos tres meses.

EFE

Categoria: