Ecologistas y veteranos piden el fin de la "adicción" de EEUU al petróleo

Las 10.000 banderas desplegadas sobre la hierba del "Mall", la principal explanada de la capital estadounidense, forman la letras de "Freedom from Oil" (libres de petróleo) y representan las miles de firmas de una petición en línea al presidente, Barack Obama, para que acabe con la dependencia petrolera en veinte años.

El letrero puede ser leído tanto por los turistas desde el obelisco que conmemora a Washington, como por Obama cuando parte desde la Casa Blanca con el helicóptero "Marine 1", tal y como hizo durante la conferencia, según los organizadores.

Y es que, según el director de una de las organizaciones ecologistas más históricas del país, la "urgencia" de la mayor catástrofe ecológica de la historia de Estados Unidos no ha frenado las perspectivas de futuro de las grandes petroleras.

Aunque no se ha limpiado el petróleo ni los pescadores han vuelto a trabajar, "la industria petrolera está trabajando para expandir la perforación de petróleo en aguas profundas en el Golfo, en Alaska y en la cuenca atlántica", señaló.

A sus críticas de que las empresas "contaminan nuestro aire y agua y nuestra política", el director del Truman Security Project y veterano de Irak, Jonnathan Powers, agregó el "perjudicial círculo de dependencia" entre las guerras del país y el petróleo.

"Es desafortunado que nuestra dependencia en petróleo esté financiando las balas que están disparado nuestros enemigos en esas dos guerras. Es una vergüenza que tengamos que pasar otro 4 de julio financiando esas balas", denunció.

Powers, quien es también un veterano de guerra que luchó dos años en Irak, pertenece a una organización que argumenta que la deuda estadounidense contraída por las importaciones de crudo financia a "los enemigos" en otros países.

El aumento de los precios de petróleo y el coste asociado a su consumo, unos 386.000 millones de dólares al año, suponen, según esta organización, el enriquecimiento de otros regímenes y grupos que financian a terroristas que batallan en Irak o Afganistán.

"Tenemos que tomar el control de nuestra energía", reclamó Powers, que animó al Congreso a aprobar la reforma energética que la Casa Blanca intenta impulsar.

Entre otras cosas, el Gobierno quiere fomentar fuentes alternativas de energía y nuevas regulaciones sobre las perforaciones en aguas profundas, como las de la plataforma "Deepwater Horizon", gestionada por BP. EFE

Categoria: