EEUU y El Salvador aseguran que la MS-13 se ha debilitado desde 2017

EEUU y El Salvador aseguran que la MS-13 se ha debilitado desde 2017

La pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) se ha debilitado desde 2017, cuando los Gobiernos de EE.UU. y del Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Honduras y Guatemala) incrementaron su coordinación policial y judicial para combatir a ese grupo.

Tres funcionarios del Departamento de Justicia de EEUU y un empleado de la Fiscalía general de El Salvador, que hablaron bajo condición de anonimato, valoraron la actual situación de la MS-13 durante un encuentro hoy en Washington con un reducido grupo de periodistas, entre ellos Efe.

Explicaron que, desde 2017, la MS-13 ha sufrido fuertes golpes en su estructura criminal con detenciones de sus líderes y eso ha provocado una "reestructuración": la pandilla ha tenido que reclutar miembros de alto nivel entre otras organizaciones criminales.

"Les interesa preservar la presencia, la marca del nombre, aunque no tengan el mismo nivel de operatividad", indicó el funcionario salvadoreño.

La lucha contra la MS-13 cambió en marzo de 2017, cuando los fiscales generales de EE.UU., El Salvador, Guatemala y Honduras acordaron incrementar su coordinación para combatir el crimen organizado, las pandillas, el narcotráfico y los crímenes financieros, como el lavado de activos.

Eso se tradujo en reuniones bimensuales en las que las fuerzas policiales y judiciales de esos cuatro países coordinan esfuerzos e intercambian información.

Se ha producido, señaló uno de los funcionarios estadounidenses, un cambio de enfoque: ya no sirve combatir a los pandilleros solo en un país porque enseguida huyen a la nación vecina, así que ahora coordinan sus operativos policiales para arrestar al mismo tiempo a quienes forman parte de una misma célula o "clica".

"Al compartir información como una misma región, podemos tener un impacto en la capacidad de la MS-13 para regenerarse. El problema era que podíamos arrestar a miembros de la MS-13 aquí en EE.UU., pero si no los tocabas en el Triángulo Norte, entonces enviaban otros soldados aquí a EEUU para fortalecer al grupo que se había visto afectado", argumentó el citado funcionario.

"Si tú golpeas al mismo grupo en El Salvador, Honduras y Guatemala al mismo tiempo es más difícil para ellos enviar reemplazos arriba a los EEUU. Ese es un gran objetivo de la cooperación", añadió.

En los últimos meses, el Gobierno mexicano se ha sumado a esa coordinación regional y ha comenzado a compartir información porque, al verse arrinconados en el Triángulo Norte, los pandilleros habían huido a México para esconderse en algunos estados como Chiapas (sureste del país).

Como resultado de esta nueva estrategia, entre 2017 y 2019, más de 7.400 miembros de pandillas han sido arrestados en El Salvador, Honduras, Guatemala, México y EE.UU.

EFE / MV

Categoria: