Encuentran indicios de holograma cósmico

La posibilidad de que el mundo se encuentra en un gran holograma cósmico podría ser una realidad, debido a que un detector de ondas gravitacionales registró lo que parece ser el límite del espacio-tiempo.

Este descubrimiento que podría significar el más importante de los últimos 50 años, se realizó en Hanover, Alemania, por el detector GEO 600, diseñado para registrar de manera directa las ondas gravitacionales, que son ondulaciones del espacio-tiempo producidas por un cuerpo masivo acelerado, es decir un agujero negro o una estrella de neutrones que viajan a la velocidad de la luz.

El físico Craig Hogan, director del estadounidense Fermi National Accelerator Laboratory (Fermilab), afirmó que el GEO600 se "tropezó" con el límite fundamental del espacio-tiempo y se registró por medio de un extraño ruido.

"Parece como si el GEO600 hubiese sido golpeado por las microscópicas convulsiones cuánticas". Es decir el punto en que el espacio-tiempo deja de comportarse como el suave continuo descrito por Albert Einstein, para disolverse en "granos" (como si fuera una imagen fotográfica granulada).

El físico afirma que continuarán las investigaciones, pero ahora se tiene la hipótesis de que se encontró la evidencia necesaria para afirmar que el mundo vive en un gigantesco holograma cósmico.

La teoría del holograma se deriva de la comprensión de la naturaleza de los agujeros negros y se ejemplifica con los hologramas de las tarjetas de crédito y billetes que están impresos en películas de plástico bidimensionales.

Cuando la luz rebota en ellos, recrea la apariencia de una imagen tridimensional. En la década de 1990, el físico Leonard Susskind y el premio Nobel Gerard 't Hooft sugirieron que el mismo principio podría aplicarse a todo el Universo.

Según esta teoría, nuestra experiencia cotidiana podría ser una proyección holográfica de procesos físicos que tienen lugar en una lejana superficie bidimensional.

El neurólogo y neurocirujano Karl Pribran, explica este concepto de forma más sencilla:

"Nuestro cerebro construye matemáticamente la realidad interpretando frecuencias que vienen de otra dimensión, dominio de realidad significante, primariamente arquetípica, que transciende el tiempo y el espacio. El cerebro es un holograma interpretando un universo holográfico", indicó.

Para probar la teoría del ruido holográfico, la sensibilidad máxima del detector ha sido modificada hacia frecuencias incluso más altas. Los científicos consideran que en la actualidad el GEO600 es el único experimento del mundo capaz de probar esta controvertida teoría.

Fuente: http://tva.com.mx/wdetalle2553.html

Categoria: