Skip to main content
Es infundado que Ucrania minó planta química para acusar a Rusia

Es infundado que Ucrania minó planta química para acusar a Rusia

El 23 de mayo, mientras los militares rusos intensificaban los ataques en la región ucraniana del Donbás y avanzaban hacia territorios controlados por Kiev en el área de los alrededores de Luhansk, el Ministerio de Defensa de Rusia emitió una “advertencia”.

El reporte decía que Ucrania había minado edificios y hangares en una planta química en la ciudad de Lysychansk, situada en la ribera del río Siverskyi Donets, a unos 115 kilómetros de Luhansk, un área de intensos combates.

La agencia estatal rusa Sputnik, citando al ministerio, dijo que era “un intento de organizar otra provocación” y afirmó que los ucranianos estaban reteniendo a la fuerza a empleados y residentes bajo tierra.

Sputnik también citó informes del ministerio de que las fuerzas ucranianas habían disparado cohetes a las tropas rusas y las milicias prorrusas en la autoproclamada República Popular de Luhansk, para incitar a represalias “y poder acusarlas de destruir civiles y crear un desastre intencional en la ciudad”.

Esto es infundado.

La planta de Lysychansk produce gases de grado industrial que no son una amenaza de guerra química.

De acuerdo con las características de la planta, entre esos gases están el acetileno, el argón, aire respirable, dióxido y monóxido de carbono, gases para buceo, hielo seco, helio, oxígeno y nitrógeno.

“Los gases industriales como estos es claro que pueden estallar, como cualquier gas bajo presión en un tanque, pero no son sustancias tóxicas ni se combinan para crear compuestos químicos altamente tóxicos”, dijo a Polygraph.info Dan Kaszeta, un miembro del Royal United Services Institute, en Gran Bretaña.

Kaszeta es el autor del libro “Tóxicos: Una historia de los agentes nerviosos desde la Alemania nazi hasta la Rusia de Putin”.

Un analista dijo que la “advertencia” del ministerio pudiera ser una señal de que Rusia está planeando una operación encubierta con armas químicas. En ese caso, “Occidente debe tratarla como un asalto ilegal con químicos tóxicos”, dijo Margarita Assenova, del centro de estudios Jamestown Foundation en Washington, D.C.

No es la primera vez que Rusia ha introducido la idea de que Ucrania podría usar armas químicas o biológicas para acusar al Kremlin.

En marzo, después de que el Ministerio de Defensa de Rusia dijo que Ucrania estaba planeando un ataque químico para acusar al Kremlin, Estados Unidos advirtió que en realidad era Rusia quien quizás estaba preparando uno.

“Debemos estar vigilantes a la posibilidad de que Rusia use armas químicas o biológicas en Ucrania o que cree operaciones falsas para usarlas. Es un patrón claro y nadie debe dejarse engañar”, dijo la entonces secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Según la exministra de Defensa de Lituania, Rasa Jukneviciene, ahora miembro del Parlamento Europeo, esas denuncias forman parte de la guerra paralela de desinformación de Moscú en el conflicto de Ucrania.

“Yo incluso podría describirla como una operación psicológica o un arma de destrucción masiva cerebral”, dijo. “Se usa con mucha efectividad en la Federación Rusa contra los propios rusos en la llamada retaguardia, para que el pueblo ruso esté envenenado de mentiras y respalde a Putin y su ‘operación especial”. VOA (Foto: Pixabay) Informe21/LJ