España acelera hospitales de campaña a la espera de una avalancha de pacientes

España acelera hospitales de campaña a la espera de una avalancha de pacientes

España acelera el montaje de hospitales de campaña ante la avalancha de pacientes por coronavirus que se espera en los próximos días, mientras el Gobierno contrata a más médicos y las autoridades sanitarias se afanan en conseguir más material para combatir la pandemia.

Con 4.089 fallecidos, 56.188 casos registrados y 3.679 personas en cuidados intensivos, según los últimos datos oficiales, los expertos señalan que el país podría estar aproximándose al "pico de la curva" de contagios, lo que supone un incremento próximo de hospitalizaciones.

Y estas nuevas hospitalizaciones se sumarán a las que ya existen, con el riesgo de colapso que esto supone para el sistema, si no se ponen en marcha otras alternativas.

Desde grandes ciudades como Madrid, donde con la ayuda del Ejército se montó un hospital con capacidad para hasta 5.000 personas, hasta la pequeña ciudad de Segovia, próxima a la capital, se están instalando hospitales de campaña para descogestionar a los hospitales, que están al límite de sus capacidades.

La ONG Médicos Sin Fronteras también abrió dos hospitales de campaña en pabellones de dos de los ciudades más afectadas de la región de Madrid.

Esta región, la más afectada de España, con 17.166 contagios (1.221 personas están ingresadas en la UCI), la saturación de hospitales es una realidad por lo que estos centros buscan alternativas para atender a los pacientes, desde áreas de hospitalización donde antes había un archivo, a la habilitación de pabellones deportivos.

Pero no solo hacen falta camas de hospital, también sanitarios, y para tratar de superar esta carencia, el Gobierno anunció este viernes que contratará alrededor de 200 profesionales sanitarios extranjeros residentes en el país y que tienen la autorización precisa.

Recopilar material sanitario

Las autoridades se afanan también en recopilar material sanitario y de protección para profesionales y pacientes, lo que les ha llevado a la compra desesperada de estos productos.

Ayer saltó la polémica por la compra a China de una partida de test rápidos para la detección del COVID-19 que no son efectivos, pese a estaban homologados por la Unión Europea, por lo que España tuvo que devolverlo.

Mientras, empresas de todos los sectores e incluso ciudadanos en sus viviendas fabrican material sanitario que ayude a paliar la falta de estos productos en los hospitales españoles, desde batas a mascarillas o gafas de protección.

A esto se unen iniciativas y donaciones de otras compañías, desde ropa de cama para los hospitales de campaña a botas para los militares que colaboran en la lucha contra el coronavirus; por toda España se multiplican las iniciativas de solidaridad. EFE

EB

Categoria: