Etiopía busca reconducir la transición en Sudán tras una semana sangrienta

Etiopía busca reconducir la transición en Sudán tras una semana sangrienta

La calma ha prevalecido hoy en las calles de Jartum después de la semana más sangrienta desde el derrocamiento del presidente Omar al Bashir el 11 de abril, mientras el primer ministro etíope trata de mediar entre la junta militar y la oposición civil para que vuelvan al diálogo tras la violencia.

Sólo se han registrado protestas de pocas decenas de personas en la ciudad de Jartum Norte, al norte de la capital, en las que los manifestantes han coreado lemas en contra de los generales exigiendo que se castigue a los responsables de la matanza de esta semana, dijeron testigos a Efe.

El pasado lunes, las fuerzas de seguridad desmantelaron la acampada de protesta erigida a principios de abril a las puertas de la sede del Ejército y en el desalojo y la posterior represión en las calles de la capital murieron decenas de personas: 61 según el Gobierno, y 113, según un sindicato médico opositor.

Hoy el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, acudió a Jartum y se reunió con el líder de la junta militar, Abdelfatah al Burhan, y las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, principal alianza opositora, para intentar que regresen al diálogo interrumpido después de los incidentes violentos, de los que la oposición responsabiliza directamente a los generales.

En un comunicado emitido tras las reuniones, Abiy destacó que todos participaron con "responsabilidad y conciencia" respecto a las circunstancias "peligrosas" en las que se encuentra el país, cuya "estabilidad, soberanía y unidad" son "sagradas".

El mandatario pidió al Ejército y a los aparatos de seguridad concentrar sus esfuerzos en mantener la soberanía de la nación y la seguridad de los ciudadanos, mientras que las fuerzas políticas deben pensar en el futuro y no ser "rehenes" de las ideas y los obstáculos del pasado.

Asimismo, instó a los militares y a los partidos a que tengan "la responsabilidad y la valentía" para llegar a un acuerdo sobre "un periodo transitorio democrático inclusivo y global".

Precisamente, la junta militar y la oposición llevaban semanas negociando la formación de un Gobierno de transición integrado por civiles y uniformados, pero tras el estallido de la violencia los generales suspendieron todos los acuerdos tomados hasta el momento y los partidos políticos se retiraron de la mesa de negociación y se niegan a regresar.

Un representantes de las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, Omar al Daquir, enumeró ante la prensa tras las conversaciones con Abiy en la sede diplomática etíope las condiciones que exige la plataforma opositora para retomar el diálogo con la junta.

Ante todo, exige que el Consejo Militar "admita sus crímenes en el desalojo de la acampada" y que se forme una "comisión de investigación internacional sobre la matanza de manifestantes" y "se juzguen a los responsables para que no queden impunes".

La oposición también pidió la retirada de toda presencia militar en las calles, así como de las Fuerzas de Apoyo Rápido, que han sido acusadas de liderar el asalto a los manifestantes y la represión contra ellos.

Por último, solicitó la puesta en libertad de todos los presos políticos y el restablecimiento de las comunicaciones y el servicio de internet en Sudán, que no está operativo desde el lunes.

Por su parte, el general Shamsaldín Kabashi, portavoz de la junta militar, dijo en declaraciones a la prensa en el aeropuerto donde despidió a Abiy que el Consejo está "abierto a negociar" y a llegar a un acuerdo "en cualquier momento".

Ante el descarrilamiento de la transición, la Liga Árabe instó hoy a todas las partes a ejercer contención y no llevar a cabo ninguna acción que inflame la situación o ponga en peligro la paz en Sudán.

Al igual que lo hizo Abiy durante su visita, el organismo panárabe dejó claro que el proceso de transición y los acuerdos deben ser adoptados por los sudaneses sin la injerencia ni influencia de partes externas.

Los opositores ven en la represión ejercida por la junta un reflejo de los métodos empleados por los militares egipcios en el brutal desalojo de la acampada islamista de Rabaa al Adauiya en El Cairo, en agosto de 2013. EFE

SP

Categoria: