Examen toxicológico del "Inca" Valero dio positivo con ingesta de cocaína

Cuando ingresó al hospedaje, miraba para todos lados, decía que lo venían persiguiendo para matarlo y que su esposa era la que les hacía señas a los sicarios para que los siguieran.

Les exigió a los encargados de la recepción que revisaran minuciosamente su habitación, hasta por debajo de la cama, antes de ingresar. Los encargados le asignaron una habitación alejada de otros huéspedes, precisamente para evitar que fueran molestados por el recién llegado cliente que se veía muy alterado. Valero se bebió todo el licor que había en la nevera del hospedaje.

A las 5:20 de la madrugada bajó, tomó café, se le veía nervioso, el encargado de seguridad llamó a la habitación y el pugilista le dijo que nadie le iba a responder porque su esposa estaba muerta.

Dentro del cuarto hicieron la prueba de luminol que resultó positiva en varias áreas. Valero se había bañado y lavó la sábana de la cama, que estaba impregnada de sangre. Tenía manchas hemáticas en manos y rostro.

El hombre se suicidó en el comando policial donde estaba detenido. Lo metieron solo en una celda, para evitar confrontaciones. Las ropas que cargaba ese día les fueron retiradas para las experticias y se puso un pantalón blue jean, con el cual se ahorcó.

Valero tomó su pantalón, le hizo un nudo en los extremos de las piernas (en los ruedos), la colgó en un punto del calabozo que le sirvió de fijación, metió la cabeza por las entrepiernas y se dejó caer. El pantalón quedó con las piernas hacia arriba y la pretina hacia abajo.

Último adiós al gran campeón que fue derrotado por la vida

El funeral del campeón de boxeo Edwin ‘Inca’ Valero, se llevó a cabo ayer en El Vigía. Familiares, admiradores y amigos acudieron para despedir al deportista que decidió terminar con su vida, luego de asesinar a su esposa.

Las exequias del venezolano Edwin ‘el Inca’ Valero, campeón del peso ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), se celebraron en la Iglesia “La Palmita” de El Vigía donde se realizó una misa de cuerpo presente. El padre del púgil, Domingo Valero Guerrero y su esposa, Eloíza Vivas, junto a sus familiares, recibieron a los amigos y deportistas del estado Mérida en el funeral.

posteriormente los restos del "Inca" Valero fueron inhumanos en el cementerio Cristo Rey, donde el martes su esposa Jennifer Viera recibió cristiana sepultura.

Fuente: http://www.diariolavoz.net/seccion.asp?pid=18&sid=431&notid=327002

YU

Categoria: