Skip to main content
Expertos consideran improbable “gran apagón eléctrico” en España 

Expertos consideran improbable “gran apagón eléctrico” en España 

Agua embotellada, alimentos no perecederos, radio con pilas, linternas o velas. Estos son algunos de los elementos que, según el Ministerio de Defensa de Austria, deberíamos tener preparados en casa ante un posible apagón eléctrico. A pesar de que esta campaña preventiva por parte del gobierno austriaco se lanzó el pasado 6 de octubre, las búsquedas en Google sobre el “gran apagón” no terminan de cesar. 

El propio organismo austriaco ya explicó a Maldita.es su objetivo con esta campaña: que sus ciudadanos entiendan que, en caso de un apagón generalizado de larga duración, los recursos esenciales y vitales “dejarán de estar disponibles o sólo lo estarán de forma muy limitada” y convencer a la población de la “necesidad” de ser autosuficientes durante un periodo de entre una y dos semanas. Sin embargo, y aunque autoridades y expertos en el sector energético coinciden en lo “improbable” de que este escenario ocurra en España, el planteamiento de este “gran apagón” como una posibilidad real en nuestro país ha disparado las ventas de camping gas, entre otros productos. 

¿Qué dicen los expertos?

No sólo las autoridades y organismos oficiales, como Red Eléctrica de España y la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, consideran improbable y niegan un fallo en el suministro energético como el que plantea Austria en su campaña de información a la ciudadanía. Gonzalo Escribano, director del Programa de Energía y Clima del Real Instituto Elcano, explica a Maldita.es que para que se produjese tal corte eléctrico, se tendría que producir “una conjunción de factores de toda índole”, incluyendo un “ciberataque exitoso a las infraestructuras críticas”. “Incluso en ese escenario, hay planes de contingencia para reducir el apagón a horas y no a semanas”, aclara Escribano. 

En este mismo sentido se pronuncian también desde el Instituto de Investigación en Energía de Cataluña (IREC), quienes indican que los países disponen de sistemas de reserva y de excedentes de energía para cubrir cualquier problema de generación que se produzca. Sobre esta reserva y almacenaje de energía, Enagás, operador del Sistema Gasista de España, informó hace días que el país empezaba el mes de noviembre con gas natural almacenado para el equivalente a 40 días de consumo.

De hecho, los expertos del IREC, que consideran “muy bajas” las posibilidades de que se produzca un apagón total debido al “alto grado de fiabilidad” del sistema eléctrico español, señalan que las redes eléctricas están diseñadas para aguantar la pérdida total de uno o dos sistemas sin dejar de funcionar, lo que significa, explican, que en una situación extrema en la que no se pudiera conseguir la generación necesaria para cubrir la demanda, existen planes para asegurar la energía en edificios claves como hospitales o para realizar cortes controlados de consumo. 

Las diferencias entre el sistema energético austriaco y el español

Para apoyar estas afirmaciones, los expertos recalcan las diferencias entre el sistema energético austriaco y el español, lo que también ayuda a entender, añaden, el por qué de esta campaña en Austria. Desde el IREC explican que Austria tiene un porcentaje de importación de gas de más del 20% y una dependencia de energía hidráulica del 50%, que se vuelve más crítica en épocas largas de sequía, las cuales, recalcan, “aumentarán en el futuro debido al cambio climático”. Todo ello, hace que Austria sea “uno de los países más preocupados por un posible apagón”.

También el experto energético del Real Instituto Elcano, Gonzalo Escribano, apunta a tres diferencias básicas entre España y Austria en cuanto al mercado eléctrico se refiere. En primer lugar, asegura que España posee un mix energético más diversificado y tenemos menos interconexiones, lo cual, afirma, nos hace “menos vulnerables” a fallos prolongados en el suministro que en otros países como Austria. Otro de los aspectos a destacar según el experto son las plantas de regasificación de Gas Natural Licuado (GNL) que mientras que España cuenta con seis, Austria no posee ninguna. Igualmente, Escribano añade la gran dependencia de Austria del gas natural ruso: “Ellos están al final de los tubos —pasan por países de tránsito primero—, mientras que nosotros sólo dependemos en un 10% y ahora somos el primer país  —y único — del gasoducto de Medgaz desde Argelia (el gasoducto que ha quedado disponible después de que se cerrase el que atraviesa Marruecos desde Argelia)”, explica.  

De hecho, el experto del Real Instituto Elcano señala que no tendría sentido una campaña de prevención en España como la que ha lanzado Austria ya que podría “ser contraproducente”. “Generaría una escasez artificial y compras de pánico que lleven a una profecía autocumplida”, concluye.  

Las explicaciones de los expertos coinciden con las declaraciones de la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en el programa La Hora de la 1Austria es un país enormemente interconectando, por tanto cualquier apagón o cualquier problema técnico en cualquier país del entorno, puede generar un efecto dominó”. Nuestro país, sin embargo, señaló Ribera, es una “casi isla energética con una interconexión inferior”, lo que representa, indicó, una barrera: “Es muy difícil que un gran problema en una gran línea de alta tensión en Europa nos llegue a producir aquí un efecto generalizado”, dijo.

Red Eléctrica: “No hay nada que indique que un apagón eléctrico de semanas pueda producirse”

En declaraciones a Maldita.es, Red Eléctrica, la operadora del sistema eléctrico del país, opina que, desde su punto de vista y con la información disponible actualmente, "no hay ningún indicio que indique" que un apagón eléctrico de semanas como el que plantea el Ministerio de Defensa austriaco pueda suceder. "Red Eléctrica de España, como transportista único y operador del sistema, tiene como fin último garantizar la seguridad y continuidad del suministro eléctrico en todo momento. En este sentido, trabajamos para reducir al mínimo cualquier riesgo que pudiera entorpecer que los consumidores dispongan de energía eléctrica cuándo y dónde lo necesiten", puntualizan.

Asimismo, la operadora emitió el pasado 31 de octubre un comunicado ante la gran cantidad de informaciones que durante estas últimas semanas han copado los medios de comunicación advirtiendo sobre la supuesta interrupción energética. En él, el organismo incide en “la resiliencia” del sistema eléctrico español recordando que este “no se ha visto comprometido” en momentos de gran demanda, como por ejemplo durante la borrasca Filomena. “El sistema eléctrico peninsular español cuenta con un elevado nivel de cobertura y su capacidad de generación más que duplica cualquier pico de demanda que se haya producido hasta el momento”, recuerdan. 

También la propia vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, preguntada en el programa La Hora de la 1 sobre el riesgo de sufrir en España un “apagón”, señaló que, de acuerdo a los indicadores disponibles, “no estamos en un escenario” que permita pensar en que pueda ocurrir un corte de suministro eléctrico. “La respuesta es rotunda: no”, sentenció [min 10:30]. 

La falta de suministro de gas natural: la causa ante posibles futuras restricciones de electricidad

En todo caso, preguntados por una posible causa que produzca cortes eléctricos, los expertos consultados apuntan a la falta de suministro de gas natural. "Es un hecho que nos encontramos inmersos en una crisis energética no por falta de gas, sino porque está muy caro y estamos compitiendo contra Asia en el precio", indica a este medio Joaquín Giráldez García, ingeniero industrial y cofundador de Ingebau, una consultoría especializada en el mercado eléctrico. Según este experto, esto sí podría causar cortes puntuales de electricidad, pero antes de que las familias y pequeños consumidores se viesen afectados por ello, señala, se pararían o cerrarían industrias.

Teniendo en cuenta, además, el reciente cese de actividad del Gasoducto Magreb-Europa (GME)empleado para transportar el gas desde Argelia hasta España y Portugal a través de Marruecos, también Jorge Morales de Labra, ingeniero industrial y director de Próxima Energía, apunta al déficit de gas como origen ante posibles futuras restricciones de suministro de electricidad. 

En todo caso, los expertos señalan que si se produjeran estos cortes de electricidad por falta de suministro de gas natural en los pequeños consumidores, los apagones serían selectivos, controlados y puntualesno de forma total como se plantea en el vídeo institucional austriaco. "De pequeños cortes a semanas sin electricidad como sugiere el Ministerio de Defensa de Austria hay un mundo. Plantear semanas sin electricidad es una barbaridad y es alarmar por alarmar", concluye Giráldez García. YS (Foto: Pixabay.